Kochi

Posted on

Desde Allepey, al volver del barquito, fuimos a la estación de tren, y compramos los billetes para el siguiente tren, debe haber bastante frecuencia, porque esperamos como mucho 15 minutos. Y compramos el viaje de tren más barato de nuestra vida, por 30 rupias (menos de 40 céntimos) viajamos los dos, una hora y media, sin sitio reservado, pero afortunadamente en Allepey bajaron millones (y casi no exagero) de personas y pudimos ir sentaditos en un banco con otros dos.

IMG_7335

Nos quedamos en una guesthouse mona, los dueños súper majos y muy bien ubicada en el fort Kochin a un minuto de la iglesia de la Santa Cruz, se llama Christ Ville, súper recomendable. Y allí además coincidimos con otros viajeros, María (de Santander) y Milo (de Méjico) que están haciendo la vuelta al mundo, también tienen un blog de viajes, con un montón de info práctica, que van actualizando poco a poco, por si queréis echar un vistazo es lavueltaalmundodemym.wordpress.com, por ahora solo han actualizado Sudamérica, pero cuando lo tengan todo, puede ser muy útil.

IMG_20140522_095819

Los de la guesthouse nos recomendaron un sitio para comer allí cerquita, el Fusion Bay, ellos no han estado nunca, pero nos dijeron que a todo el mundo le encantaba, y la verdad es que comimos un pescadito envuelto en hojas de plátano y un curry de gambas hiper bueno. Pero lo mejor fue que allí conocimos a Elena, que es la clave de Kochi, porque ya no nos separamos de ella en los dos días, jeje. Elena es una chica súper maja y súper viajera de un pueblito de Toledo. Para ella era su tercera vez en India, así que nos recomendó mil cosas, una suerte encontrarla, de hecho queríamos luego cuadrar algún parque natural para ir juntos a ver tigres, pero al final no va a poder ser, así que nos vemos ya a la vuelta en Spain. Esa tarde la pasamos principalmente de terracita, charlando, más a gusto, jeje.

Y al día siguiente, quedamos por la mañana para ir a visitar un poco más del fort Kochin, entramos en la iglesia, en general por donde nos estamos moviendo además de muchos templos hindúes, también hay muchas iglesias, porque es la zona donde estuvieron los portugueses, y hay mucha influencia.

IMG_7338

Luego fuimos hacia los Chinese fishing nets, sabíamos que era de pescadores, pero no cómo sería, y son unos armatostes enormes, que cada pocos minutos tiran una red, esperan un par de minutos y la recogen, a ver si con suerte pillan algo, nosotros vimos pillar poco, la verdad, pero participamos en tirar y subir el aparato, jeje. Al lado también tienen los puestos donde venden el pescado e incluso te lo cocinan.

IMG_7345

IMG_7357

IMG_7376

Este pescado me da a mí que no lo pescaron así, jeje.

IMG_7340

Os presentamos a Elena.

IMG_7351

Delante de los pescadores, había un árbol pintado súper chuli, también había piedras pintadas… Y la verdad es que Kochi es un sitio muy cuidado, creo que lo más cuidado que hemos visto en India, y muy preparado para el turismo. Nosotros la verdad que es allí donde empezamos a ver guiris, pero igualmente muy pocos, y es que lo de la temporada baja se nota un montón, pero la gente hasta chapurreaba español, así que no me quiero imaginar cuántos turistas pasan por allí cada año.

IMG_7343

Luego fuimos a ver el cementerio holandés, y es que en Kochi hubo portugueses, holandeses y británicos. Lo mejor del cementerio, que estaba cerrado, era la señal que había al llegar, en vez de poner un cartel “Dutch cementery” lo anunciaban así.

IMG_7382

IMG_7383

Y luego fuimos a comer a un chiringuito, llevábamos rato babeando por una langosta, pero no pudo ser, eso sí, Alberto se comió un cangrejo, Elena y yo unos calamares… Y coincidimos para comer con Milo y María, súper divertido.

IMG_7384

Y luego, fuimos a un sitio maravilloso a tomar un té, al teapot, un bar también para recomendar, Alberto se fue a hacer trabajo aprovechando que iba un poco bien internet, y Elena y yo echamos allí el resto de la tarde.

Al día siguiente quedamos por la mañana con Elena y cogimos un tuctuc para ir a ver la otra parte, la zona judía. Alberto y yo nos dejamos la cámara, porque somos un desastre, así que las fotos de este día, nos las tiene que pasar Elena, mientras tanto cojo alguna de internet, jeje.

Fuimos a ver el palacio de Mattancherry y la sinagoga, chuli en general, y es que de Kochi es todo cuco, pero los monumentos en sí tampoco son nada muy especial (para mi gusto, claro).

Mattancherry Palace

Kerela Synagogue in Jewtown district of Kochi

La synagogue Pardesi (Cochin, Inde)

Y por la tarde, fuimos al teatro a ver un espectáculo de folklore de la zona, el kathakali, que nos habían recomendado Milo y María, y súper chuli, una hora maquillándose, pero es que se dejan guapísimos y luego hora y media de show.

Y se acabó Cochin, porque al día siguiente se confirmó nuestro tren (y es que estábamos en lista de espera, que en India lo de los trenes es un poco odisea…) y nos íbamos para Goa, así que noche de tren, jeje.

Pero como el tren no era hasta el mediodía y yo desde que estoy en India quería comprarme un punjabi y un sari, María nos recomendó un sitio, Kalyan silk, brutal, el corte inglés de los saris, jeje… vamos que pequé.

Todo lo que hay detrás eran saris, yo me probé dos, y ya descubriréis cuál me quedé al final.

IMG_7390

IMG_7403

IMG_7408

Y también fuimos a la planta de los punjabis, que era lo que más quería yo, los conjuntos de pantalón y blusón-vestido, me cogí uno súper bonito y una parte de arriba de manga larga, ya pensando en Irán. El de la foto no me lo cogí y ahora me da un poco de rabia, snif snif.

IMG_7413


Backwaters Allepey

Posted on

Hola, empezamos con un vídeo:

Después del retiro ayurvédico, queríamos conocer un poco más Kerala. Así que miramos y lo más famoso eran los backwaters en Allepey, donde se coge un bote casa y se pasa un par de días navegando. Miramos por internet y mandamos unos e-mails. Cogimos al final un bote por 24 horas con todo incluido por 5800 rupias (aprox. 70 euros). Llegamos a Allepey súper temprano, como a las 7, pero nuestro barco no saldría hasta las 11.30, igualmente nos vinieron a buscar e incluso nos dejaron una habitación para descansar un poco.

A las 11.30 empezó el crucero. Era como un pantano enorme con muchísimos canales, y unas pequeñas franjas de pocos metros de ancho donde había casas, de la gente que trabaja en el arroz principalmente, porque al lado de los canales, eran todo campos de arroz (ahora que el arroz no había crecido todavía, parecía más agua, y es que había agua por todos los sitios). También había quien vivía de la pesca y quien vivía de la recolección de unas conchas (rollo cáscara de mejillón) que luego limpiaban y vendían para la fabricación del cemento (o eso entendí yo).

El barquito estaba genial, no se podía pedir más, cuidado, limpito y con una pequeña terraza arriba, que no todos tenían.

Como este:

IMG_7218

Pero era este, es que al nuestro no fui capaz de hacerle mejor la foto, jeje.

IMG_7243

Pasamos la mayor parte del tiempo arriba disfrutando del paisaje en la intimidad, aunque el capitán era majísimo.

IMG_7198

IMG_7224

IMG_7214

Nos dieron de comer pescadito y pollo, que llevábamos como 20 días sin probar a ningún bichito, y un poco lo echábamos de menos, jeje. Fue un día de relax, súper recomendable, por el paisaje y porque yo no me canso de navegar…

Pero echaba de menos no poder meternos por los mini canales súper bonitos que veíamos, nos habían dicho que pararíamos en el pueblo, pero ni pueblo ni nada, eran dos casas en la franja, pero allí había una canoa esperándonos, una maravilla. Para mí incluso mejor que el viaje, nos encantó, además pasando a un metro de la gente en sus casas, fregando en el río, duchándose…

Amarramos el barco en mitad de los nenúfares, pero es que todo el trayecto estaba lleno.

IMG_7241

IMG_7259

IMG_7247

IMG_7300

IMG_7288

IMG_7269

Y encima, cuando volvimos al barco grande, para dormir, vimos la puesta de sol más bonita que he visto en mi vida, el sol era naranja total y se podía mirar directamente, como el día de la luna de sangre, una cosa espectacular.

IMG_7312

A ver si mañana saco otro ratito y os cuento Kochin, que estuvo genial, genial.


Retiro ayurvédico

Posted on

Alberto y yo no habíamos planeado nada India, y es que al final solo teníamos aquel billete de entrada que compramos en Chiang Mai, parece que han pasado dos años desde entonces. Con el ritmo frenético del viaje, no habíamos podido mirar nada, para disfrutar el resto de países mientras estábamos y encima los últimos días de China, que queríamos preparar, no encontramos la Lonely en Guangzhou… En fin, reservamos el hotel cerca de la estación y empezaríamos por Delhi, como ya expliqué.
Fue en Delhi donde conseguimos la guía en una tienda de segunda mano, y por fin, nos pusimos a planear un poco. Nos dimos cuenta de que junio es época de lluvias en el sur, así que si queríamos ir al sur, había que empezar por allí y luego ya iríamos subiendo hasta el norte. Así que compramos un billete de avión muy barato para dos días después a Kerala en el sur.
El viaje de avión genial, con la particularidad de que hacíamos una parada en el medio, y subía y bajaba gente, como en el autobús, jejeje.

En Delhi pensamos que en el sur teníamos que hacer algo diferente, y Alberto estuvo mirando algún ashram para hacer meditación y lo de la ayurveda, que es la medicina tradicional india. Al final el tema gurús y tal nos echó un poco para atrás (aunque no lo descartamos, jeje) y miramos “hospitales” de Ayurveda, donde hacen retiros de 1, 2, 3 o 4 semanas. Nosotros pensamos que un par de semanas estaría bien para nosotros. Escribimos a unos cuantos que vimos que tenían buenas críticas en tripadvisor, y al final de los que nos contestaron nos decantamos por el Mitra Hermitage, y súper bien.

Nos vinieron a buscar al aeropuerto, y a solo 20 minutillos estaba el lugar. El sitio es precioso, nos dieron un bungalows en primera línea de río y nos encantó. Llegamos ya tarde, así que nos dieron de cenar y a dormir. En ese porche pasamos taaaantas horas leyendo y también en la tumbona, aunque como los primeros días llovió y llovió no pudimos aprovechar tanto.

El primero es el nuestro, había solo tres.

IMG_7149
Desde nuestro porche…

IMG_7154

IMG_7151
Disfrutando del tecito de la tarde!!!

Al día siguiente por la mañana nos dieron un súper masaje (Abhyyangam, que es de aceite y con pequeños apretones en los lugares concretos) y ya tuvimos la visita con el doctor. Nos hicieron varias preguntas y claro, Alberto y yo no íbamos por ningún problema en concreto, solo para hacer el Panchakarma, que es el tratamiento de desintoxicación, limpieza… no sé, llamarlo como queráis. Pero se suponía que después de una purificación así uno elimina todas las toxinas y sale nuevo. Yo esperaba salir con 10 años y 10 kilos menos, jejejeje (por pedir… la próxima vez voy directamente a Lourdes, no?).

Con la entrevista personal y por el pulso, el doctor determinó cual era nuestro “dhosa”, es decir, la tipología de persona que eres según los elementos que influyen en ti (el horóscopo ayurvédico, más o menos). Yo resulté ser Kapha Vata y Alberto Vata pita. Si queréis saber el vuestro, hay test en internet y tal. Luego nos explicaron como éramos y que el tema es que hay momentos en que se desequilibran los doshas y uno se sube mucho y eso provoca conflictos en el cuerpo, es decir, menos salud . Con el panchakarma lo que se persigue es equilibrar los doshas, es como una puesta a punto, mucha gente lo hace una vez al año (como el ramadán, que también es una forma de desintoxicación).

Después de la visita del doctor, me puse a investigar un poco por internet, porque nosotros nos habíamos plantado aquí sin tener ni idea de nada. Así que vi que mis doshas me identificaban bastante y aprendí algunas cosas interesantes de la Ayurveda. Como que para ellos todo puede ser medicina, y es algo en lo que estoy totalmente de acuerdo, es decir, un baño, algo bonito, una conversación… todo puede “curar”, a quien no le ha pasado que se ha encontrado bajo de ánimo un día y después de unas cañas con los amigos se le ha pasado, pues esas cañas curan, jejeje.

En India la medicina ayurvédica está reconocida por el ministerio de salud, es completamente oficial, y convive perfectamente con la medicina “normal” como la nuestra. La verdad es que tratan problemas diferentes y la ayurveda muchas veces llega donde la otra no llega y al revés. Hablando de esto con la chica, que había estudiado medicina ayurvédica en la universidad 5 años y medio, nos ponía el ejemplo de la soriasis, decía que la medicina normal solo ofrecía tratamiento para los síntomas, así que en cuanto dejabas de tomarla, volvían a aparecer; ellos, sin embargo, con la dieta, las hierbas y las desintoxicaciones conseguían sin los efectos secundarios de los fármacos, corregir la enfermedad, con a lo mejor un tratamiento de un mes al año.

Lo bueno, es que ellos creen mucho en su rollo, pero defienden también la otra medicina, y entienden que según para qué, se debe acudir a un sitio o al otro. Decía que las urgencias se tratan en el hospital, en la ayurveda lo que tratan mayoritariamente son con gente que lo otro no les ha funcionado, decía que muchas veces cuando los pacientes llegaban ya era demasiado tarde y ya se encontraban muy mal.

Nos dijeron que para empezar el proceso, deberíamos hacer unos primeros días con ghee, que es como mantequilla derretida sin grumos, una cosa asquerosa que bebíamos por la mañana y con la que luego nos daban masajes. Consistían en saturar el cuerpo de grasa para prepararlo para la limpieza. Así que durante cinco días, tomamos esto por la mañana (a las 7!!! y yo de vacaciones, ais) y luego a las 9 nos daban un masaje (stample massage) con bolsas de hierbas calientes empapadas en aceite e iban presionando y masajeando con las propias bolsas, a mi me gustaba un montón, la verdad. Y luego por la tarde a mi me daban un masaje con arcilla seca (powder massage), que me iban restregando con fuerza por todo el cuerpo, muy peeling, y luego con pellizcos y tal, se supone que es un masaje que ayuda a reducir volumen corporal. Y por último nos ponían una medicación en gotas nasales, porque para ellos la nariz es muy importante, ya que por esa vía es por donde más directo se accede al cerebro.

Pindasveda Ayurveda

Como nos habíamos ido motivando con el tema, a los pocos días de estar allí, les dijimos que podíamos ampliar algún día, y al final hicimos 18 días de tratamiento en vez de 14.

Los días de ghee eran además días de dieta blanca, y la verdad que poco a poco vimos como nuestra energía iba bajando y estábamos súper dormilones y cansaditos. Se nos hicieron un poco largos y cuando nos dijeron que por fin se acababa el ghee, el sexto día nos hicieron la purga!!!

Así que nos hicieron un oil massage y nos hicieron beber un vasito de unas hierbas asquerosas, nos dijeron que iríamos muchas veces al lavabo así que debíamos ir bebiendo agua. Yo muy aplicada, empecé a beber agua y rápidamente vomité, pero claro se suponía que era para “hacer de vientre” (que diría mi abuela, que suena mal, pero es que es difícil decirlo mejor), así que me fui pitando para avisar y pensando que me darían otro vaso asqueroso, snif snif, pero me dijeron que no me preocupara, que ya haría efecto, yo no me lo creí mucho, pero efectivamente tenían razón. Fue un día durísimo, fuimos al lavabo unas 20 veces cada uno, estábamos completamente KO.

El séptimo día… descansó, pensaréis, pues no, seguimos tratamiento, pero solo cosas buenas, jeje. Y durante tres días, lo que me hicieron fue el masaje con arcilla por la mañana. Y algún día también me hicieron baño de vapor. Y por la tarde me hacían un masaje Ksheesadhara, que era tumbada en la camilla con una jarrita me iban echando una mezcla con hierbas en leche y me lo iban esparciendo bien, el líquido estaba calentito, así que era un masaje chulo también. Como por fin estábamos recuperando fuerzas, ese día nos animamos a coger un tuctuc e ir al festival del mango, que hacen todos los años en Trivandrum, la ciudad más cercana. El festival un poquito cutre, pero brutal la cantidad de tipos de mango que hay, como 15, probamos algunos, compramos también un kilo para desayunar al día siguiente, genial genial.

ayurveda-pavillions-oil

IMG_7159

IMG_7165

IMG_7168

A partir del décimo día y durante tres días, me empezaron a hacer el dhanyamladhaara, que era igual que el otro, vertiendo el líquido por todo el cuerpo y luego esparciéndolo enérgicamente. Se me ha olvidado decir que todos estos masajes son con dos terapeutas a la vez, una a cada lado de la camilla y a cuatro manos, así que a veces parece una coreografía total, es como magia. Y por la tarde, seguía con el powder masaje (los dos últimos días al final añadían aceite como haciendo un barrillo, para que no se me resintiera la piel (que sorprendentemente con lo sensible que yo soy, todo lo que me echaron me vino bien y mi único efecto secundario fue que tras tanto rascar, vuelvo a estar blanca como la leche, jeje, a lo mejor no era moreno…). Y para acabar con un lavado de ojos. Primero con un vasito te echaban un líquido que escocía un poquito y luego un colirio, la verdad es que luego se veía como súper nítido, muy limpio. Además, por fin llegaron compañeros, porque hasta entonces habíamos estados solos en el centro, llegó una mujer suiza y una pareja de Malasia, y algún día más tarde, una pareja india. La verdad que con la que más momentos compartimos fue con la suiza, muy maja. Y tuvimos también la visita de un nuevo amigo, que fue un mono que vino a vernos dos días, un día llegó a entrar a nuestro porche y nos tiró las flores para comérselas e intentó beber agua de la jarra, súper mono, nunca mejor dicho.

IMG_7186

Luego el día 13 empezaron los vastis, que son los enemas. Alberto que se quejaba porque siempre le hacían un tratamiento menos que a mí, y yo le decía que no se preocupara que se iba a hinchar a enemas, así que como él empezó un día antes que yo con los enemas, creía que le pondrían más que a mí, pero al final fueron igual para los dos, tres días de vasti normal, para luego culminar con el Kashaya Vasti, que ya os contaré. Por la mañana nos hacían un baño de aceite, que yo creo que es mi tratamiento favorito, es un masaje de aceite, pero a litros, lo único malo es que para girarte y tal, te resbalabas un montón, yo me sentía sardina en aceite total. Luego nada más comer, el vasti, que eran diferentes aceites según el día, que para ser sincera, no te hacían ir al baño especialmente, luego expulsabas el aceite y tal, yo creo que es más para hidratar y tal antes de la burrada final. Y por la tarde nos empezaron a hacer el Sirodhaara, que era una especie de leche con hierbas, y un chorrito que te iba cayendo en la frente, ellas van moviendo el chorrito de manera que parece que sea un masaje casi hecho con las manos, muy relajante, a Alberto le encantaba. Se me ha olvidado decir, que estos días además, empezamos con el yoga, a las 7 de la mañana, brutal, yo, de los 6 días de yoga, falté dos (soy la peor profesora del mundo, lo sé) porque justo me bajó la regla y tenía mucho dolor lumbar, y no me veía tirada por los suelos haciendo posturas, en fin…

El día 16, nos hicieron un masaje de aceite y luego nos pusieron el súper vasti, que era una bolsa de un litro de una coción de hierbas de un litro, a Alberto que se lo hicieron el día de antes se puso muy malo, así que yo iba asustadita, pero se me dio bien. Te hacen primero beber un vaso de leche, luego te ponen el vasti, que te da la sensación de que es imposible que entre más, e inmediatamente vas al lavabo, entonces te hacen comer arroz y verduras, súper importante que comas en ese momento y todavía vas una vez más al lavabo, y luego para el bungalow, yo no me encontraba especialmente mal, la verdad, aunque la experiencia no es muy agradable, no nos vamos a engañar. Y por la tarde, el sirodharaa (lo de la frente, ahora con aceite en vez de leche, más agradable), relax relax.

El penúltimo día, después del yoga nos hicieron un baño de aceite; después de comer, el último vasti; y por la tarde sirodhaara.

Y el último día nos hicieron un masaje Marma, que estimula las partes vitales del cuerpo, para equilibrar los doshas y es bueno para los músculos y ligamentos. Y por la tarde, un masaje de pies, reflexoterapia.

Así que la verdad es que hemos salido bastante nuevos, lo único malo mi regla los últimos días que no me permitió disfrutar igual de algunas cosas, pero bueno. Y además salimos nuevos porque tenemos muuuuchas ganas de India, de volver a movernos por ahí, que tanto parón… En realidad los cuatro días que ampliamos cuando estábamos súper motivados, no hubiese pasado nada, porque dos semanas para nosotros creo que hubiera sido suficiente, pero bueno. También es verdad que salimos nuevos, pero seguramente si hubiésemos estados 18 día en un spa, con dieta sana y diferentes tratamientos, también lo estaríamos.

También hay que decir que la zona es genial y un par de días nos hemos escapado a la playa de Kovalam, simplemente a pasear y a tomar algo por la tarde, llenita de indios que se bañan completamente vestidos, la estampa es genial.

2014-05-15 17.08.54

2014-05-15 18.15.05

Siento que este post sea un poco denso, pero este blog es mi diario de viaje y si no lo apunto, en un año no me acuerdo de qué hicimos en el retiro ayurvédico. Os dejo una foto de nuestra súper doctora, que era la ayudante del doctor y la que ha cuidado de nosotros todos estos días. El chico es el cocinero y camarero que cada días nos ha preparado y servido las comiditas sanas.

IMG_7193

Y las salas de los tratamientos y algunas de las mujercillas, tooodos han cuidado súper bien de nosotros estos días, la verdad. Gracias!!!!

Ahora a por India!!!

(He usado un montón de fotos de internet porque no era plan de estar en los tratamientos pensando en las fotos, pero a mí me gusta ilustrar mis posts, ya lo sabéis.)


Agra

Posted on

Desde Delhi fuimos a pasar el día a Agra, sobre todo para ver el Taj Mahal. Habíamos comprado en la estación los billetes, en la oficina para turistas (la de verdad, nos consta que habrá también de mentira por la estación porque nos intentaron llevar varias personas, pero bien), y compramos el tren rápido que tarda 2 horas, porque el otro tren tarda como 5, pero vamos, que ni te lo ofrecen, nos costó unos 11 euros cada uno ida y vuelta, en el de ida incluía el desayuno y en el de vuelta la cena.

Nos levantamos a las 5.45, evidentemente nos habíamos dormido, el tren era a las 6, así que corriendo corriendo para la estación, que está al lado y con la suerte de que ya nos habían dicho el andén y era el primero, conseguimos llegar, sofocadillos, pero bueno.

El tren súper bien, nada especial, Alberto debía esperar lujos que te mueres, pero era un tren normal, con aire acondicionado y con servicio de catering, nos dieron un tecito con galletas y luego unas tostadas y a uno unas croquetas vegetales y al otro una tortilla con verduras, bueno bueno, y al final nos dieron también un lassi (que es como yogurt líquido, muy indio). Entre los que iban y venían con la comida, el viaje se pasó volando, y llegamos a la estación. Habíamos leído que en la estación te agobiaban un montón… teníamos claro que había los chiringuitos de taxis prepagados y tuctús, así que cogeríamos uno al Taj Mahal y punto.
Al salir había un policía con un palo (literalmente) conteniendo a las fieras (conductores de tuctús y demás), no hice foto, me arrepiento mil, porque era un espectáculo digno de fotografiar, en fin. Los rodeamos y uno se nos acercó, no le hicimos mucho caso, pero al final nos pedía lo mismo que en el chiringuito, 100 rupias por ir al Taj Mahal. Pero en el camino fuimos hablando con él, era majo, hablaba muy bien inglés, y nos ofreció guiarnos todo el día por 800 rupias, así que pensando en no tener que estar luchando cada vez que cogiésemos uno, dijimos que sí.

Nos explicó un poquito de la historia, de que la mujer le había pedido que hiciese algo por ella que no se olvidase nunca y cuando murió, mandó construir el Taj Mahal para ella, ooooooh.

Empezamos por el Taj Mahal, y es impresionante, la entrada cuesta 20 rupias si eres indio y 750 (9 euros aprox) si eres guiri, pero da igual, podrían pedir lo que quisieran, porque es taaan bonito. Nada más entrar ves esto al fondo.

IMG_7005

Y ya entramos, nos hicimos fotos, le hicimos fotos… Lo más impresionante es el tamaño, porque da igual que esté lleno de gente o no, comparado con ese tamaño, somos pulgas, así que parece que esté vacío. (También ahora es temporada baja en India, jeje)

IMG_7034

IMG_7013

Luego al salir, un par de horas después, fuimos a una de las terrazas, la que recomendaba la Lonely, para ver el Taj Mahal mientras tomábamos algo. Esta era la vista…

IMG_7053

Y entonces Samir, nuestro conductor nos fue llevando por los otros lugares interesantes que tiene Agra, empezamos por lo que ellos llaman el baby Taj Mahal, porque es muuuuucho más pequeño que el de verdad, también es un mausoleo, pero este mucho menos impresionante, porque el tamaño del otro es tan bruto, sin embargo, es también muy bonito, porque estaba mucho más decorado.

IMG_7056

Luego nos llevó a otro monumento que por fuera no estaba muy bien conservado, pero era bonito y por dentro nos impresionó, había dentro dos hombres y uno nos estuvo explicando un poco la historia, también contenía unas tumbas.

IMG_7080

IMG_7078

IMG_7077

Y luego nos llevó a Mentah Bagh, que es un parque en la otra orilla del río, y desde donde se puede ver la parte de atrás del Taj Mahal. Nosotros no entramos al jardín, nuestro conductor nos dijo que desde el lateral del parque se veía exactamente lo mismo y gratis, jeje. Una pasada porque no había nadie, y el río con el Taj Mahal al fondo…

IMG_7091

Después fuimos a Agra Fort, a mí no me apasionó el de Delhi, que imaginaba que sería mejor, pero bueno, tampoco parece que haya muchísimo más que hacer… Sin embargo, este fuerte nos encantó, es un recinto brutal, abierto para turistas el 35% y ya se ve enorme, pero rollo la Alhambra de Granada, una maravilla de patios, jardines…

IMG_7139

IMG_7092

IMG_7126

IMG_7127

Y después fuimos a comer a un jardincito que nos llevó el conductor, comimos muy bien, la verdad, y estuvimos de charleta, pero después de comer, como nuestro tren no era hasta las 8 de la tarde, nos dijo de llevarnos a tiendas para ver como se hacían las cosas típicas de Agra, como el mármol o las alfombras, vestidos… Le advertimos que no pensábamos comprar nada, pero dijo que eso daba igual, que fuésemos a verlos.

Nos llevó a una tienda de mármol, vimos un poco como se hacía el proceso de incustración de piedras semi preciosas, pero no compramos nada, entre otras cosas porque no es mucho nuestro estilo y porque a ver dónde metemos eso, los precios ni idea.

Y luego nos llevó a una de vestidos, yo me quiero comprar un punjabi, que es la camisola larga, con pantalón alibaba (hay más tipos, pero yo quiero ese, jeje) y el pañuelo. Así que me probé uno fucsia liso, súuuper bonito, me pedían como 1500 rupias, Alberto decía que era muy caro y que estaba cayendo en un timo de guiri por las comisiones y tal, que luego los veríamos en otros sitios por la tercera parte del precio, así que no lo compré, nos llevó a alguna otra tienda de vestidos más barata, pero no me gustaban, así que me quedé sin punjabi (por ahora, jeje).

Entendió que no pensábamos comprar así que poca comisión iba a conseguir con nosotros en ese sentido, y le pedimos que nos llevase un rato a un bazar a dar un paseo, luego nos llevó ya para la estación, como tres horas antes, así que no sé si hicimos bien o no en coger el conductor, porque por una parte estuvo genial la despreocupación y era majo y tal, pero por otra parte, 3 horas en la estación, cuando podríamos haber ido a ver el atardecer a la terraza de la mañana… no quiero ni pensarlo, en fin.

En la estación vimos los otros trenes que iban para Delhi y menos mal que nos dieron el turístico, porque 5 horas sin ventanas ni puertas, con todo el polvo (porque en India hay polvo a morir, cada día hay que lavarse el pelo porque es como si hubieras hecho el Dakar)…

IMG_7145
(Cabina especial para mujeres y niños… y en la estación teléfono de ayuda a la mujer por si le pasa algo raro, en fin, que el acoso aquí debe de estar muuuuy a la orden del día)

El día en Agra fue completito y estuvo genial. Al día siguiente volábamos para el sur, para Kerala, porque las lluvias empiezan antes en el sur que en el norte y queríamos hacer un retiro.

Estuvimos mirando retiros en ashrams, pero lo del gurú y tal no nos convenció al final (aunque no se descarta para más adelante, jeje), así que optamos por un retiro ayurvédico, contactamos a un par de sitios y de los que nos contestaron elegimos el que más no convenció para decirles que llegábamos el día siguiente a las 6 de la tarde dispuestos a quedarnos dos semanas con ellos y ver de que trataba esto de panchakarma, que es como una eliminación total de las toxinas, a ver a ver.

Así que me despidó para diez días y ya os cuento cuando acabemos el tratamiento como ha ido todo y si lo recomendamos o no, jeje. Por ahora llevamos tres días y súper bien, y se supone que el principio es lo más duro.


Delhi y adaptación a India

Posted on

Hemos llegado a India. El cambio es brutal, después de estos meses en Asia, aunque India también lo sea, no tiene nada que ver, aquí no tienen los ojos achinados, jeje. Cuando fuimos a China, ya cerramos un pequeño ciclo dentro del viaje, que fue el del sureste asiático, luego China, otra etapa en sí misma y me parece que India también va a ser otra historia. Así que como China, cuando el cambio es brusco, se necesita un pequeño proceso de adaptación.

Llegamos de noche, pero flipamos, Alberto, que ha viajado más que yo (pero que no había estado en India) decía que se parecía más a países africanos en los que había estado como Zimbawe. Nos alojamos muy cerquita de la estación de tren, en el main bazaar, un acierto, porque es una calle con ambientillo y sitios para comer…

Yo, estaba un poco preocupada con la India, no sabía qué esperar, habría mucha mendicidad? La gente estará pasándolo muy mal? Será seguro? India es uno de esos países a los que ha ido un montón de gente que conozco, muchas veces gente cuya visita a India ha sido la única a un país no occidental (Europa o EEUU) y todo el mundo vuelve encantado. Pero yo no me hubiese atrevido a ir de Barcelona a la India, porque siempre creía que el shock iba a ser tan grande, que no sería capaz de disfrutarlo. Pero ahora después de más de cuatro meses por Asia, parecía que podía ser el momento, de todas formas yo estaba nerviosa.

Planeamos quedarnos 4 noches en Delhi, a Delhi volveremos porque seguro que desde allí será como podremos ir más fácilmente a nuestro próximo destino, además al norte de la India volveremos, porque hemos pensado empezar por el sur, por tema lluvias.
El próximo destino es incierto, porque hemos descartado Uzbequistán, que era el plan inicial, porque volar India-Uzbequistán y luego Uzbequistán-Irán, nos sale como volar Madrid-Uzbequistán, y encima con más horas de vuelo por las escalas. Así que otra vez será, sale caro caro porque todavía no hay low cost por la zona, entonces es como volar Sevilla-Barcelona con Iberia hace unos años, jeje. Esas dos semanas que queríamos dedicar a Uzbequistán no sabemos donde irán a parar, quizás Nepal? quizás alarguemos más India o Irán?…

En realidad teníamos dos días para Delhi y un día de ida y vuelta para Agra. Haciendo caso a los consejos de la Lonely del tour de dos días por Delhi, en vez de empezar por la zona antigua y más famosa, empezamos por la Delhi moderna. Salimos del hotel dirección al Jantar mantar, que es como una especie de reloj solar enorme, por el camino, varios conductores de tuctuc nos intentaron parar, pero nosotros íbamos andando, aunque hacía un calor para morirse. Al final, un chaval se nos acercó y empezamos a hablar con él mientras caminábamos, nos dijo que fuésemos a la oficina de turismo del gobierno, que estaba cerca, pero que mejor en tuctuc porque serían solo 10 rupias (12 céntimos), ante el calor horrible y que yo soy una parda, nos subió en un tuctuc y nos llevaron a una oficina de turismo, por la zona, pero no parecía la real, la cosa es que en la puerta tenía carteles del gobierno… no sé, entramos, nos dieron un mapa y nos dijeron en qué nos podían ayudar, preguntamos para ir a Agra a ver el Taj Mahal. Nos miró billetes de tren, caros, de vuelta no había… nos empezó a ofrecer autobuses, minibuses… tanta fue la insistencia y tan caros los precios, que sospechamos (Alberto que es más espabilado ya se había dado cuenta antes), así que salimos de allí sin comprar nada, diciéndonos que mañana era domingo y cerraba todo, que el sábado por la tarde también…). Al salir justo nos encontramos al cómplice, el mismo chico que nos había subido al tuctuc, qué casualidad, y proponía llevarnos a otra agencia…. Qué morro!!!
De camino al Jantar mantar, todavía dos o tres más se nos acercaron con el mismo propósito, y ya empezamos con la desconfianza, como cuando estuvimos en Cuba, a la defensiva, qué horror. Tanto que cuando llegamos al Jantar mantar, no sabíamos si la taquilla era real o no… Y dentro todavía preguntamos a unos locales que también estaban de visita si era el lugar indicado, qué vergüenza!!!

IMG_6906

Desde allí y con el calor horrible de mediodía, nos fuimos a ver la Indian gate, que es como su arco de triunfo. En el mapa parecía cerca, pero no sé si por el calor o por qué, casi morimos, nos costó llegar. Y el parquecillo en el que está, casi no tiene ni sombra.

IMG_6907

Luego decidimos ir al museo memorial de Indhira Gandhi, pero había que coger un tuctuc, no se podía más con ese calor. Después de haber pagado 10 rupias al tuctuc (que era cómplice del timo de las oficinas de turismo, claro), regateamos a morir, y por 20, otro conductor nos llevó. Pensamos que por allí que se veía más en ciudad sería fácil encontrar un sitio donde comer después de ver el museo.

IMG_6912

Pero después de ver la casa, bastante bien presentada, con fotos, recortes de periódicos, la historia de la familia, los hijos que la sucedieron en el poder… Al salir, en el jardín encontramos el lugar donde la habían matado. Es un poco raro, pero han cubierto de cristal, como una escultura los últimos pasos que dio.

Preguntamos para ir a comer y nos dijeron que por aquella zona no había nada, que nos fuésemos al mercado de Khan. Así que cogimos otro tuctuc, imposible por menos de 30 rupias, que sigue siendo nada, pero como habíamos pagado menos antes… en fin, jeje, que uno que yo me sé entra en modo regateo a veces y no hay quien lo pare. Comimos bien, en un sitio pijillo, absolutamente no era lo que estábamos buscando, que recién llegaditos, queríamos comer indio en sitio de indios, jeje, pero bueno.
Y después de comer nos fuimos a las tumba de Humayun, que simplemente nos encantó, un recinto enorme con un montón de sitios chulis.

IMG_6926

IMG_6933

Al día siguiente ya nos atrevimos a ir al centro histórico, empezamos por la mezquita Jama Masjid. En la puerta nos pidieron 300 rupias por entrar, no estábamos seguros si era verdad o no, pero como todos los monumentos son en plan 10 rupias para indios y 250 para guiris, pues pagamos, nos pusieron unas túnicas para cubrirnos y nos querían cobrar 100 rupias más a cada uno, por ahí no pasamos, y también por guardarnos los zapatos, anda ya, nos los llevamos en la mano. Empezaba mal la visita, porque ya sentíamos que nos habían timado, y no teníamos la guía para comprobarlo, y si no, al menos nos habían intentado timar con las túnicas, en fin.
La mezquita ardía, es un patio enorme con una zona con pienso para comer las palomas (no me preguntéis por qué, explicádmelo) y alrededor varios edificios, es bonita porque es muy grande, pero descalzos con ese suelo que ardía se disfruta poco. Al salir preguntamos si con nuestro tíquet estaba incluido subir a la torre de un minarete, nos dijeron que sí, así que nos fuimos para allí, y al llegar a pie de torre, pasamos un primer control de tíquet sin problemas, pero al llegar a pie de torre, nos pedían 100 rupias por subir, pero si estaba incluido!!!!
En fin, unos timadores, una caradura, yo me indigné y ya ni subir a la torre me apetecía, porque encima subir con ese calor por una torre sin ventanas ni nada podía ser mortal. Al bajar se lo dijimos a los de abajo, llamaron a los otros y que no nos preocupásemos, que podíamos subir gratis, qué morro!!! Y esto la gente que trabaja dentro de un monumento, que es algo semioficial, no? Os dejo alguna fotito.

IMG_6963

IMG_6961

Salimos de allí y cruzamos por el mercadillo que hay en la puerta para llegar al Red fort, que está a un minuto, delante, no sin que varios nos quisiesen parar para llevarnos porque no estaba walking-distance, en fin, que si la puerta estaba a dos km… paciencia, nosotros seguimos. Pero en el mercadillo de un minuto, un chico guarro asqueroso me siguió, para tocarme el culo, restregarse… en fin, lo que nos faltaba.
Este es un tema serio, hay hombres muuuuuuy salidos, yo no lo sabía y he alucinado, en el segundo día en Delhi vimos dos momentos de acoso sexual, el sufrido por mí en el mercadillo y luego por la tarde haciendo cola para entrar al templo Lotus, donde el de delante estaba también a ver si se frotaba y le tocaba un poco el culo a la señora de delante, que además iba con toda la familia y con un crío en brazos, un asco.
Yo ese día si no llega a estar Alberto, lloro.
Ya los dos días fueron días de miradas, rollo mirada viciosa, en fin, porque en China te miran y mucho, y con mucho descaro, pero es una mirada más curiosa, te miran hombres y mujeres. Aquí no, te miran los hombres y te miran guarro que te desnudan, y encima no les devuelvas la mirada, pues lo consideran un gesto, como una señal de que te mola, para acercarse, en fin.

Parece que con todo esto súper negativo de esquivar timos y de miradas guarras, no nos está gustando la India, y sin embargo, nos está encantando, así que imaginaros cuáanto mola esto para que olvides lo otro enseguida. El Red fort en concreto no nos apasionó, y es lo que lo que más mola de Delhi es el ambiente, las calles, los bazares, la locura de tuctus, bicis, coches, autobuses…

IMG_6980

IMG_6971

Y otra vez más nos costó encontrar un sitio donde comer, joooo, como nos pasó en Pekín, es que los primeros días no se reconocen los sitios o algo. Y después de comer cogimos el metro y nos fuimos a ver el templo Lotus, que es bahadi, y se supone que es un templo para que la gente de todas las religiones pueda ir, de hecho es una religión que coge los principios básicos de las religiones que conocemos porque en realidad son los mismos, interesante. Edificio moderno raro, muuuucho calor también, jejeje (adaptándonos).

IMG_6986

Y al salir de allí volvimos para la zona del hotel, para el main bazar, a mí me apetecía tomar algo en las terrazas que habíamos visto el día anterior, porque me recordaba al zoco de Marruecos y lo maravilloso que es subir a una terraza y desde la calma ver el lío que tienen montando abajo. Aquí lo que más me llamó la atención es que había vacas sueltas, que Alberto ya me había dicho que podía pasar, pero, en medio de la capital???

IMG_6990

IMG_6992

A dormir que al día siguiente nos íbamos a Agra en el tren de las 6 de la mañana.