Manila

Posted on

Por fin encuentro una conexión decente y puedo subir el post.

Lo primero decir que nos dio mucha mucha penita despedirnos de María y Yubero y de Indonesia en general, volveremos seguro, porque es una maravilla y nos ha quedado muchísimo por ver.

El viaje a Manila fue larguísimo, primero volamos desde Labuanbajo a Bali, otra vez impresionados por el aeropuerto de Labuanbajo, en el que en vez de haber un monitor con los vuelos y tal, había una televisión y todo el mundo estaba viendo un combate de boxeo…

En Bali nos despedimos de María y Yubero, una penita enorme, y unas 6 horas después por fin salía nuestro vuelo a Singapur, donde estaríamos también unas horas para luego ya continuar a Manila.

Tuvimos un mini percance o mini malentendido con la compañía aérea y la maleta iría solo hasta Singapur, pero allí lo solucionamos y la mandaron para Manila sin tener que salir y hacer visados y tal.

Llegamos a Manila a las 5 y media de la mañana, muertitos, y yo un poco preocupada porque habíamos leído que es una ciudad un poco chunga y que hay muchos timos y tal.

En el aeropuerto de Singapur también alucinamos, madre mía, había de todo, miles de tiendas, sobre todo, incluso una tienda de M&Ms, tan impresionante como el de Labuanbajo cada uno por sus particularidades.

IMG_4439

Cogimos un taxi desde el aeropuerto hacia Malate, que es la zona donde hay más hostales y tal para guiris, y tuvimos nuestro timo, del que habíamos sido avisados por la guía, el taxímetro estaba trucado, menos mal que sabíamos que eso pasaba y que en el aeropuerto nos habían dado un papel que decía que el taxímetro debía subir cada 300 m y estaba subiendo cada 50 aprox. Se lo dijimos y empezó a subir poco a poco, deben de tener algo en el pedal de aceleración, el timo consistía en que ponía que íbamos a ciento y pico km por hora y en realidad iríamos a 50 o 60, así que calculaba que recorríamos mucha más distancia. Hoy que hemos vuelto a coger taxi para volver al aeropuerto, sabemos que al final nos timaron unos 100 pesos (1,6 euros), que no es mucho, pero en realidad en porcentaje era más de un 50% más, en fin.

Al llegar fuimos a buscar hostal y nos quedamos en el primero de la lonely, un poco caro para ser una pensioncilla, pero la verdad es que hemos estado cómodos. Yo llegué muerta y un poco malita de tantas horas de aire acondicionado a tope como a ellos les gusta, así que me eché a dormir unas horas.

Cuando me desperté decidimos ir esa tarde a Makati, que es como la Manila nueva, los rascacielos, centros comerciales… aquello es como Manhattan.

IMG_4446

IMG_4445

Estábamos un poco desubicados, así que dimos paseíto y a cenar, fuimos a un indio bueno, pero carillo, la zona de Makati parece que es carilla en general, pero bueno.

IMG_4448

Al día siguiente fuimos a Intramuros, que es el casco histórico de Manila.

Intramuros es el centro histórico de Manila, de la época de la colonización española, para nosotros fue un poco volver a la Habana, la ciudad está bien y la fusión de vocabulario español-tagalo-inglés es muy divertida.

Dimos un paseo por la muralla, al otro lado estaban las pistas de un campo de golf, así que…

IMG_4457

IMG_4458

Cuidadito con las pelotas de golf, que te puedes llevar un buen chichón.

Volvimos a ver una iglesia católica, después de ver templos de tantas religiones, jeje, es patrimonio de la Unesco, y es la de San Agustín.

IMG_4450

IMG_4452

Con Santa Rita, Rita, Rita, lo que se da no se quita.

Luego fuimos a comer a un puestecillo con muchos universitarios, súper chulo, súper bueno, súper barato y súper majos.

IMG_4477

IMG_4476

IMG_4468

Vimos también la catedral de Manila, en obras.

IMG_4479

Luego fuimos al Fort Santiago.

IMG_4480

Montamos en triciclo y al parque Rizal.

IMG_4490

IMG_4492

Y acabamos en el paseo marítimo, que era el Malecón total, cuántos recuerdos cubanos.

IMG_4497

De allí hemos venido para la isla de Palawan, y estamos en el Nido, que es el paraíso, así que no os perdáis el próximo post.


Komodo!!!

Posted on

Para empezar este post la primera aventura fue llegar a la isla. Nosotros habíamos comprado uno billetes hace un mes con Merpati, llegamos tempranísimo al aeropuerto y nuestro vuelo no aparecía, aaaaaaaah. Vamos a preguntar al hombre y nos dice que Merpati ha cerrado por bancarrota, que hace dos meses que ya no vuela, y ¿por qué nos vendieron los billetes???

Momento de bajón total, no sabíamos que hacer si quedarnos esos días más en Bali o intentar ir a ver los dragones. Fui a preguntar en los mostradores de las compañías y en la segunda, eccoloquá, tenían un vuelo para Labuanbajo (el aeropuerto en Flores desde donde se puede ir a Komodo en barquito), una hora más tarde. Así que nos dijo que nos costaría 1.250.000 la ida y 750.000 la vuelta, en total unos 120 euros y esperando recuperar los del vuelo cancelado, claro. Decidimos que sí, entonces la chica compró uno y cuando fue a comprar el segundo, el precio había subido a 1.650.000 la ida, entonces lo teníamos que pensar… pero la chica ya había comprado uno, así que decía que probásemos con otra compañía para los otros tres… un poco de show, pero bueno, al final, decidimos que aunque costase más, no cambiábamos los planes. La chica del mostrador era minúscula y nerviosa, nos ayudó en todo, y estaba emocionadísima. Al final nos hicimos una foto con ella, jeje, qué mona.

IMG_4285

Cogimos nuestro avión, 3 billetes en business y uno no, pero al pobre Yubero le dejaron sentarse con nosotros, jeje. Llegamos al aeropuerto y parecía que habíamos aterrizado en Uganda, no nos lo esperábamos, la primera sensación fue brutal, por el calor y por lo cutre del aeropuerto, mundial. Solo era una sala en la que cerraban la puerta de salida y cuando todos estábamos dentro, cerraban la de entrada desde las pistas y abrían la de la calle (donde había muchos “taxistas” esperando). El equipaje lo daban por una ventana que había entre la pista y la sala, cada uno señalaba en plan “ese es el mío”.

IMG_4289

IMG_4290

Así que nosotros lo primero que hicimos fue ir a comprar los vuelos de vuelta a una oficina de paneles de madera, lo más cutre que os lo imaginéis, nunca superará a la realidad. En la puerta Alberto conoció a un chico que ofrecía el transporte por 40 mil rupias y luego nos dijo que el gestionaba viajes a Komodo, que luego hablábamos.
Nosotros no teníamos hotel ni nada, así que primero nos llevó a uno en la playa y luego a uno en el centro del pueblo, que está en la lonely y fue el elegido, el Gardena. Cogimos dos habitaciones y descansamos un rato, empezó a caer una… en los mini bungalows parecía que se acababa el mundo, luego al salir que ya no llovía tanto nos dimos cuenta de que en esos techos sonaba mucho más de lo normal.
El chico, Jak, nos ofreció el tour de 2 días/1 noche, que es el que queríamos, con visita a las islas de Komodo y Rinca, y snorkel, al final pagamos 1.100.000 rupias (66 euros) con todo incluído (entradas, ranger, tasa por las cámaras…), pero creemos que fue un poco caro porque él hacía de intermediario, seguramente lo mejor es ir preguntando en la calle principal, donde está el hotel Gardena, que hay mil agencias.

Jak nos asustó mucho, porque María y yo empezamos a preguntarle por todos los peligros y nos explicó cosas horribles de los dragones, yo ya me estaba arrepintiendo, además podríamos ver mantas en el snorkel (que pueden llegar a 8 metros de envergadura, yo me imaginaba en el agua y encontrarme y un bicho de esos y me muero. Así que yo no sabía si había merecido la pena venir a pasarlo mal… Nervios nervios. Para abrir boca vimos vídeos como el de un dragón comiéndose un jabalí de un bocado…

Al día siguiente, Jak vino a buscarnos a las 8 de la mañana y nos llevó al puerto, allí estaban Antonio (el capitán) y su grumete. Nerviosos, pero emocionados. Lo primero que hicimos fue un snorkel, una isla en frente de Rinca. Antonio era un experto submarinista y nos acompañó en el snorkel, debió ver que yo era la más cagada y me llevaba de la mano, empezamos a dar una vuelta, él pillo unas ostras y se volvió para el barco, nosotros le dimos dos vueltas a la isleta, estábamos emocionados, el mejor snorkel que habíamos hecho nunca (claro, María, Yubero y yo hemos hecho poco, pero Alberto que había hecho un montón, flipó) y vimos mil peces de colores preciosos, e incluso una tortuga!!!!

IMG_1427

El capitán me dejó casi navegar con el barco, jeje.

IMG_4364

Luego nos llevó a Rinca, hicimos el trekking corto, menos mal, porque el calor y el sol era insufrible. Nuestro ranger, armado con un palo, en fin. Vimos unos 5 dragones y fuimos perdiendo el miedo, puesto que vimos que había familias viviendo allí. Y los macacos malísimos se acercaban a molestar al dragón, normal que se los coma.

IMG_4294

 

Nuestro primer dragón.

IMG_4299

 

El segundo. Costaba verlos porque se camuflan bastante.

IMG_1445

 

La niña tan tranquila mirándonos a nosotros con más curiosidad que al dragón, esto nos relajó bastante, jeje.

IMG_1453

El ranger también nos subió a una colina para que viésemos las vistas de Rinca.

IMG_4343

Luego el ranger nos dejó en la tienda y bar, y pretendía que volviésemos solos por el camino hasta el bote, pero apareció un dragón pequeño y no nos movíamos. Al final otro ranger tuvo que acompañarnos.

IMG_1483

IMG_1486

Nos llevaron entonces a la pink beach a hacer snorkel, flipamos. Una barrera de coral de más de quince tipos diferentes, un montón de peces nuevos. Fue impresionante, lo más bonito del mundo.
Al volver al barco tuvimos un momento Bintang, que es como un momento Estrella Damm, jeje, una puesta de sol muy bonita, pero nos distrajimos porque aparecieron a los lejos unos delfines saltando, qué inoportunos, jejejeje.

IMG_1522

Luego nos paramos a dormir en medio del mar, con otro barquito en el que iban unos alemanes, y aparecieron vendedores ambulantes, en medio de la nada, les compramos un dragoncito (qué menos?) y el que triunfó fue el que traía las birras, que le pillamos 5 más (porque nosotros poco previsores habíamos comprado solo 6!!! que son grandísimas, en fin, que bebemos de más).
Alberto cerrando el trato de las birras.

IMG_1534

Dormimos bien, aunque los del barco de al lado por la mañana se tiraban unos pedos y eructos… Mal despertar, jeje.
A primerísima hora nos llevaron a Komodo para hacer otro trekking, el primer dragón lo vimos a mitad de camino, caminando por nuestro camino, un susto, de frente… Pero este ranger estaba loco y empezó a decir que nos pusiéramos detrás para hacernos fotos y tal. Mirad que fotos más chulas y mirad como nos las hacía el ránger… Estaba como una cabra.

IMG_4383

IMG_1546

IMG_1585

IMG_4400

¿Estaba o no estaba como una cabra el ranger? Sin palo, casi tumbado y a medio metro de la boca del dragón, que si te da un mordisco con la saliva venenosa te puede matar.

Luego con un dragón que estaba en posición más descansando nos hizo ya LA FOTO.

IMG_4416

Después de todas las emociones, queríamos más snorkel, se suponía que íbamos a ver las mantas, pero primero haríamos otra parada por la pink beach, así que aprovechábamos bien.

IMG_1624

IMG_1638

Pero al final, llamaron al capitán que su tío se había muerto y tuvimos que regresar a tierra antes de lo esperado, sin ver las mantas, una rabia total, porque luego en el pueblo todo el mundo contaba que las había visto y parece ser que se pueden ver en muy muy pocos sitios, así con facilidad solo en un par o tres en el mundo y aquí en Komodo era uno… Ganas de llorar, pero a Flores volveremos, en general a Indonesia, porque ha sido espectacular y la sensación es que nos dejamos muuuuchas muuuchas cosas.

Mañana Filipinas, ganitas, aunque penita de dejar Indonesia, la verdad.


Bali playa!!!

Posted on

IMG_4276

Después de ver que la playa de Nusa Dua era muy de resorts, decidimos por la mañana al día siguiente ir a la playa de Padang Padang, que es una playa de surferos, cogimos un taxi y nos acercó, es el otro extremo de la península donde estábamos.

Llegamos a la playa y no hacía muy buen día, pero bueno, nos dimos un bañito Alberto y yo, sacamos alguna fotillo y ya comimos en uno de los chiringuitos cutrillos que había, jeje.

IMG_1256

Cuando nos íbamos, empezaba a hacer bueno, pero habíamos decidido ir a Jimbaran, otra playa muy famosa sobre todo por el tema del marisco. En esa playa hacía mucho viento y había olas, así que estuvimos bañándonos y saltando olas como los críos. Y luego fuimos a dar un paseo y vimos un resort de lujo total con ducha, así que decidimos tomarnos algo y aprovechar para quitarnos la sal.

IMG_4242

IMG_4245

Al final nos fuimos para los barecillos de marisco, había como 15 seguidos, miramos pinta y precio y elegimos.

IMG_4263

IMG_4266

El siguiente día fuimos directamente a nuestra playa a Nusa Dua, fuimos donde los resorts y pusimos la toalla donde el Meliá, rápidamente un “policía” turístico nos dijo que nos teníamos que mover unos metros al lado público, joooooo. Se acercó un hombre que vendía cosillas y me dijo “tú muy contenta porque él (Alberto) mucho pelo”, era Antonio, gay vendedor, jejeje.

Luego hicimos una mini excursión de una hora con un barquito de estos de suelo transparente los cuatro y un snorkel viendo pececitos chulis como en Tailandia, dándoles de comer…

IMG_4269

IMG_4273

IMG_1312

Y entonces decidimos ir para Kuta, la playa más turística de Bali, la de los australianos, a comernos una burguer en un pub o algo así, pero llegamos y vimos una piscina pública de un restaurante, el HQ, fue demasiado tentador, burguer y pisci infinity de esas tocando la arena de la playa, un lujazo.

IMG_1327

IMG_1323

Después nos fuimos María y yo a dar un masaje balinés, los chicos a tomar unas cervezas y al acabar todos, como el marisquito de Jimbaran del día de antes nos había estado tan bueno, repetimos. Cogimos taxi y dijimos a Jimbaran a comer marisco, el pobre hombre nos llevó a otro sitio y nosotros “noooooooo” como si nos quisiese timar o algo, al final caminando por la playa llegamos, nos disculpamos con el señor, claro.

Fueron Alberto y Yubero a pedir donde los acuarios y tal, y nosotras tan tranquilas cuando llegaron 3 platos de gambas jumbo (enooormes), 3 platos de almejas, 1 barracuda y 1 cangrejo. ¡Qué agobio! No podíamos ni comer, pero como vimos a Alberto comiendo tan tranquilo poco a poco, ya nos animó, y al final no dejamos naaada.

Después nos fuimos a dormir y a descansar que a las 6 sonaba el despertador para ir al aeropuerto a coger nuestro avión a Labuanbajo, en Flores, para desde allí ir a ver los dragones de Komodo, qué nervios.

En el próximo post os cuento la aventura para llegar, jeje.


Bali interior

Posted on

Después de los orangutanes, el siguiente destino era Bali. Sabíamos que iba a cambiar mucho todo porque pasábamos a uno de los sitios más turísticos del mundo. En España, Bali es el destino de muchos recién casados en su luna de miel, sin embargo, también es el Benidorm o el Benalmádena de los australianos.
Nosotros habíamos pensado hacer 3 noches en el interior y 3 en la playa. Para el interior, el lugar donde quedarse era Ubud, María encontró un hotel guay con piscinita, una especie de duplex para los cuatro en la calle principal, el Jati 3 bungalows. La verdad que allí estuvimos muy bien, lo único que no funcionaba el wifi, menos mal que Alberto como ya sabe que en Indonesia es semi imposible conseguir buena conexión, ya no tenía clases.
Desde allí veríamos el centro de la isla, alquilando coches con conductor. Así que al día siguiente al levantarnos, salimos a la calle a buscar conductor, encontramos uno muy majo por 350.000 rupias (21 euros aprox.), como aunque habíamos mirado cosas, con tantas posibilidades, no habíamos diseñado ruta, así que el hombrecillo nos llevó donde pudo y nos ayudó a elegir.
La primera parada fue Goa Gajah, conocido como la cueva del elefante, tiene una pequeña cueva con una entrada así diabólica bonita, pero dentro, poca cosa, lo chuli era todo el paseíto por los jardines-jungla de alrededor.

IMG_3884

La segunda parada fue Gunung Kawi, un templo para el que hay que bajar muchas escaleras, aquí también, el templo es lo de menos, lo de más es el paisaje. Allí probamos por fin el Durian, una fruta que huele fatal (Alberto y yo llevábamos desde Tailandia queriéndola probar, ese fue el momento.

IMG_3908

IMG_3909

IMG_3911

Después fuimos a ver una plantación de café, súper interesante, porque después de ver lo del té, todavía era más interesante comparar. El café viene de un árbol, no de un arbusto. Esta es la apariencia cuando está verde.

IMG_3920

Luego cuando ya está maduro.

IMG_3926

Este es un grano dentro del fruto.

IMG_3927

Aquí además hacían el café Luwak, que es el café más caro del mundo. Consiste en café de los excrementos de un bicho raro (entre gato y zorrillo, con cara de murciélago, no sé. El animal por la noche se alimenta de granos de café, y después de pasar por su estómago… sale así.

IMG_3936

Este es el famoso animal (aquí tienen uno en una jaula como muestra, pero en la plantación tenían cientos en libertad.

IMG_3935

Y esta es la diferencia entre el café normal y el café luwak (es el más limpito, aunque por el proceso no lo parezca, jeje).

IMG_3940

IMG_3939

Al acabar la visita nos hicieron una degustación de todos los productos que tenían allí, un montón de tés, café, cacao, incluso probamos su tabaco. El sitio además era súper chuli.

IMG_3952

IMG_1063

IMG_3958

Además de todo lo del café, descubrimos cosas (yo al menos no lo sabía) como la planta del cacao (verde y madura), el gengibre (que sabíamos que era una raíz, pero no así de claro), un tipo de gengibre que es una flor (que creemos que es el gengibre ese raro que te ponen los japos con el sushi).

IMG_3916

IMG_3921

IMG_3929

IMG_3925

Luego nos subieron al Gunung Batur, bueno, en frente, para que tuviésemos buena vista del volcán, pero el día se había nublado, snif snif. Allí el guía nos dijo que podíamos comer, había unos buffetes para guiris, caretes y con mala pinta, no queríamos eso. Así que nos cruzamos al otro lado y en un sitio local local y no muy limpio, nos pedimos unos arroces, que estaban muy buenos y pagamos poquísimo, el chico era majísimo… Comimos donde los chóferes, jeje.

IMG_1065

Después nos llevó a Tirtta Empul, que en un templo con piscinas, la gente hacía cola para lavarse la cara y dar un traguito. Yo me quería bañar, pero nadie más se animó y al final lo dejé.

IMG_1071

Al acabar allí volvimos para Ubud y nos dimos un masaje balinés, a mí me gustó bastante, es más rollo aceitito y tal, pero también te intentan crujir alguna cosilla, es mezcla entre el español y el tailandés. Lo único que salimos pringadísimos.

Al día siguiente, con el mismo conductor, que era muy majo, fuimos a Pura Kemen, allí no había nadie, de golpe apareció uno para cobrar por la entrada y darnos como un lacito para ponernos en la cintura, era bonito y tan tranquilo.

IMG_1113

IMG_3969

Después nos llevaron a Pengliparan, un pueblo tradicional balinés (es decir, Port Aventura total, jeje). La verdad que era muy bonito, pero claro, no muy real, aunque discutíamos sobre si allí vivía gente o no, yo creo que sí, vive gente y vive del turismo.

IMG_4006

IMG_4008

Después el conductor nos llevó otra vez a ver el volcán y el lago Batur, ese día se veía mucho más.

IMG_4019

Más tarde fuimos al tempo Besakih, habíamos oído hablar de falsos guías y tal, así que cuando llegamos al pie de la escalera principal, allí estaban, ahora como lo de guías falsos debe ser muy famoso, decían ser guardianes del templo, pedían 10 dólares por acompañarnos y decían que no podíamos subir solos. Discutimos un rato con ellos, al final subimos por la escalera del lateral, pese a que decían que no se podía, nadie vino ya a buscarnos y luego arriba nos movimos tranquilamente, era la primera vez que nos intentaban timar, snif snif.

IMG_4070

IMG_4047

IMG_4060

El guía entonces nos dijo de ir a comer, como ya vio que no éramos de buffets, le pedimos ir a comer unos satay, que son los pinchitos típicos de carne de Indonesia, y probamos los satay de cabra, con arroz (por supuesto) y nos pusieron una especie de sopa de callos también, los pinchitos estaban buenísimos (María se los comió aunque picaban bastante, jeje).

IMG_4076

IMG_4078

Al lado estaba Kerta gesa, un antiguo palacio, en Klungkung, muy famoso entre otras cosas por los dibujitos en el techo, eran varios palacetes, el más importante con lago alrededor.

IMG_4086

Y para terminar la visita cultural fuimos a ver un espectáculo de Batubulang, la danza balinesa, una historia de amor entre reyes, con secuestro, con serpierte, monos… al principio parecía un poco representación de instituto, pero luego fue ganando bastante, yo soy fan del baile del cangrejo total, al final hasta nos hicimos unas fotos con los actores de la compañía. Y también hubo extras como el baile del caballo, y no es el gangnan style, era un hombre con un caballo muy rudimentario (mamá, mucho mejor calcetín) bailando sobre el fuego.

IMG_4094

IMG_4105

IMG_4117

El último día de visita por Ubud, habíamos pensado aprovechar el conductor y que ya nos dejase en la playa, habíamos reservado un hotel en Nusa Dua. El camino que teníamos pensado hacer era bastante largo, así que ese día el coche con conductor nos costó 500.000 rupias (30 euros). Nuestro conductor de los días anteriores, ese día tenía ceremonia por los tres meses de un sobrino, así que buscamos otro, este era más seco, pero al final, nos hemos dado cuenta de que no era mala gente, aunque tenía peores formas.
Lo primero que fuimos a ver era Pura Taman Ayun, conocido como el templo madre, es enorme, tiene muchos merus, que son los tejaditos esos de paja, cada uno te acerca más a la divinidad o algo así, el máximo es once.

IMG_4125

Después fuimos a ver Pura Ulun Danau,una de las cosas que habíamos leído es que era el templo más fotográfico, y efectivamente es verdad, está en mitad del lago y es precioso, y en las fotos queda… Es además la imagen de los billetes de 50.000 rupias, así que era muy muy familiar.

IMG_4132

Después fuimos a ver los arrozales de Jatiluwih, que han sido propuestos para ser patrimonio de la humanidad de la UNESCO, la verdad que las vistas eran preciosas, y yo incluso me metí en uno (creí que cubría menos), pensaba que el conductor me iba a regañar, como era tan seco, pero con toda la paciencia del mundo me llevó donde uno estaba limpiando su coche y me lavé los pies bien, jeje.

IMG_4164

IMG_4173

Entonces este conductor que nos conocía menos nos llevó a comer a un bufet, la comida bastante bastante regulera, pero al menos las vistas eran buenas, se veían los arrozales.

Y nuestra útlima parada fue el templo de Tanah Lot, uno de los templos más famosos de Bali, que está dentro del mar. María y yo hicimos la ofrenda y todo y nos pusieron el arroz y una flor, más contentas… Lo que pasa es que había mucha gente y hacía muuuucho calor, pero bueno.

IMG_4183

IMG_4192

María que es muy valiente además se hizo una foto con una serpiente, enooorme.

IMG_4202

Por último, llegamos a Nusa Dua, el hotel que habíamos cogido la noche anterior era horrible. La piscina (punto principal por el que habíamos cogido ese) estaba llena de hongos flotantes y solo tenían habitaciones con dos camas, excusa para irnos, porque era un desastre total, y cambiamos al otro que barajábamos, el Amaris, mucho mejor.

Fuimos a cenar a la playa, esperando chiringuiteo, sin embargo, encontramos una cosa surrealista, pasamos por una puerta de seguridad, en la que miraban los bajos a los coches, los maleteros… entramos en un complejo de resorts brutal, con aceras bonitas, césped recién cortado, letreros nuevos… Al final pudimos entrar a la playa pública, no sin antes pasar obligatoriamente por el medio de un centro comercial y un restaurante, comimos en unas mesitas monas en sitio pijo, era como un decorado, pero al final, era bonito y la comida balinesa muy buena, bastante picante, pero guay, probamos cosas nuevas. Un poco port aventuresco, pero bueno.

IMG_4212

IMG_4224

A ver qué tal la playita de Bali…


Orangutanes en Borneo!!!

Posted on

Este era uno de los momentos más emocionantes del viaje, nuestro guía Jenie había quedado en venir a buscarnos a las ocho de la mañana al hotel donde nos había dejado la noche anterior y llevarnos al embarcadero. Así fue.
Cuando llegamos al embarcadero, por fin subimos a nuestro klotok. Los klotok son las embarcaciones típicas del río Sekonyer, que es la única manera de acceder al parque natural de Tanjung Puting, donde viven los orangutanes en libertad (es el único sitio aquí en la isla de Borneo, también hay en otra isla indonesia, Sumatra). Habíamos contratado un viaje de tres días y dos noches por 1.500.000 rupias (90 euros por persona, íbamos cuatro y es temporada baja, nos pareció bien) además incluía las comidas y el alojamiento, todo a bordo del klotok, claro.
En el klotok además de nosotros, viajaba la tripulación, que eran el guía Jennie, un capitán, una cocinera y un ayudante. Nosotros hacíamos vida en la cubierta, que contaba con mesa y sillas, colchonetas… Solo estar en la cubierta tomando un tecito, ya era un lujo total.
María tomando un té a bordo, que con la leche condensada, parecía agua del río directamente, jeje. Y mis otros compañeros de viaje, relajaditos total.

IMG_3376

 

IMG_3384

El paisaje desde el klotok al principio era espectacular, el color del río, marrón barro total es porque trabajan en unas minas de oro, luego se cambia a un río de color casi negro precioso, que es el original.

IMG_3399

En el parque hay tres estaciones de alimentación que pueden ser visitadas por los turistas, así que cada día veríamos una. Como es época de lluvias en Indonesia, no había mucha gente visitando el parque, más o menos unos 5 klotoks, aunque en el pueblo en temporada alta tienen hasta 50. Así que el lujo todavía era mayor, estábamos prácticamente solos, compartiendo la experiencia con muy poquita gente que luego íbamos encontrando por el río o en la siguiente estación.
Además tuvimos la suerte de que no nos cayó una gota, bueno, la segunda noche llovió un poquito de madrugada, mientras dormíamos, y se oía la lluvia golpear en el toldo del klotok, pero no nos mojamos, aunque la humedad era tal, que hasta la cámara de fotos momentáneamente se volvió loca y no funcionaba (un disgusto…).
Desde el klotok íbamos viendo monos, sobre todo macacos y narigudos.
También algún pájaro, como martín pescador y otros coloridos bonitos. Pero la emoción total fue cuando llegamos a la primera estación, son unas pequeñas plataformas y ponen una cuerda para que la gente no se acerque, llegamos antes de el cuidador, así que nos pudimos subir a la plataforma y todo, lo malo de estos momentos de espera, era que allí había una cantidad de mosquitos horrible, yo me sentía en una nube de mosquitos (y ahora tengo, solo en la parte de detrás de las piernas, 50 picaduras) porque además parece ser que les gusta el negro y yo iba con leggings negros, gran error. Además el guía iba en chanclas, así que yo que soy del chancleteo total, le pregunté si ir en chanclas y me dijo que sí, como yo había visto fotos caminando por unos tablones de madera, creí que sería así, pero no, jejeje, era entre raíces de árboles y tal… y yo en chancletas…

IMG_3406

IMG_3407

Esta era la primera estación.

IMG_3419

Los primeros que aparecieron fueron una madre y su cría, los orangutanes cuidan a las crías hasta 7 años, son muy parecidos a los humanos, en el 97% del ADN y por ejemplo solo tienen una cría en cada embarazo, que dura 8 meses, casi casi. Y luego vino otro macho. La gente se marchó y nosotros pese a los mosquitos nos quedamos un poquito más, así que vino otro orangután todavía, solo para nosotros. Ese día los vimos a una distancia prudente, nos encantó, ya había merecido la pena venir a Borneo, pero no sabíamos lo que estaba por venir.

IMG_3423

IMG_3457

IMG_3496

IMG_3507

La primera noche en el klotok fue genial, amarraron el barco a unas ramas cerca de un árbol lleno de luciérnagas y cenamos a la luz de las velas, muy romántico, jeje. Luego nos prepararon las camas en la cubierta, unos colchones y una mosquitera, que es básica, visto lo visto. Y dormimos súper bien.

IMG_3528

IMG_3519

Por la mañana nos despertamos, desayunamos y salimos para la estación tercera, que es Camp Leakey, la más famosa, porque es en la que según el guía los orangutanes son más domésticos y se acercan más a comer y tal.

IMG_3811

IMG_3538

(Parece que María se levante haciendo yoga o algo, pero no, es que la pobre se quemó el primer día y Yubero la estaba curando, jeje)

Por el camino vimos algún minicocodrilo, la verdad es que yo me esperaba algo diferente, jeje, pero tuvimos suerte de verlos, e incluso intentaron pescarlo para que lo viésemos de cerca y lo tocásemos, pero no pudo ser.

IMG_3549

Aparcamos el klotok en el embarcadero y en vez de coger el camino normal, por el que llevaban a una señora de 94 años en silla de ruedas, luego os cuento más, y pregunté si sería como ayer o si ir en chancletas, me dijo que en sandalias estaba bien, así que bajamos y entonces nos dijo de ir por un camino alternativo, como más salvaje, y yo en chancletas otra vez!!!!!

Cuando íbamos por el camino, vimos al frente, en mitad del camino a un orangután y su cría, a pocos metros de nosotros, se te para el corazón. Entonces el guía sacó un plátano y los llamó, vinieron, les dimos de comer, yo luego le puse la mano sin comida y me dio un golpe, pero no me hizo nada.

IMG_3622

IMG_3608

IMG_3627

IMG_3630

(Este orangután da mucho más miedo, jeje)

Y luego también vimos un gibón, Yubero le dio de comer y se hicieron muy amigos, jeje, no os imagináis el gibón de rama en rama a la velocidad que va y pasándonos a pocos centímetros, da más miedo que los orangutanes, con diferencia.

IMG_3654

IMG_3635

Entonces empezó un espectáculo brutal de orangutanes que se acercaban a la plataforma a comer, se juntaban bastantes y el bosque en general se movía, porque los árboles se van balanceando de un lado a otro cuando hay un orangután. Hubo momentos que se veían más de 10 a la vez. Pasaban por delante de nosotros para acercarse a la plataforma e interactuaban con el cuidador que les dejaba los plátanos y la leche (podéis ver en una foto a una cría bebiendo directamente de la garrafa).

IMG_3665

IMG_3668

IMG_3672

IMG_3676

IMG_3710

Otra de las cosas más impresionantes fue que de los 10-15 que estábamos allí para ver a los orangutanes, encontramos a una mujer de 94 años, la acompañaba su hija, de setenta y pico, eran escocesas, y nos hizo pensar sobre los “no puedo”, no hay nada que no se pueda. A la mujer la ayudaban, porque la empujaban en silla de ruedas la parte de camino que se podía, pero era impresionante, cumpliendo un sueño.

IMG_3680

Entonces después de la súper experiencia, volvimos a nuestro klotok. En el embarcadero había macacos, esperando algún despiste para pillar algo de comida, jeje, estaban súper atentos. Pero es que en la otra orilla, había dos orangutanes, Mario y su madre. Jenie, que es el mejor guía del mundo, nos dijo que esperásemos hasta que se fuesen los otros klotoks y que cruzaríamos a verlos más cercas. Así que estábamos tan contentos, pero no sabíamos lo cerca que íbamos a estar. Resulta que nos llevó a la orilla, les dimos de comer plátanos y se metieron en el barco, a Alberto no lo busquéis en las fotos (buscadlo casi en otro barco, jeje, porque huyó). Al final se enfadaron cuando no quedaba más comida y hubo un momento un poco de agobio, con los dos orangutanes haciendo pedorretas (que es como bufan).

IMG_3729

IMG_3755

IMG_3762

IMG_3776

IMG_3793

El último día fuimos a la estación segunda, allí vimos un par de orangutanes, yo un poco agobiada, porque por la humedad del 100% nos había dejado de funcionar la cámara, pero luego conforme se secó, se arregló sola, no pude hacer fotos, pero ya las cogeré de María y Yubero, jeje.

Y ya de vuelta, relaxing cup of cafe con leche total, hacia Kumai, dormimos en un hotel en Pangkalan Bun y al día siguiente nos vino a buscar Jennie para acompañarnos al aeropuerto, nos trataron mejor imposible.

IMG_3870

Por si alguien quiere, dejo el blog de Jenie, por si necesitáis guía o para cotillear más fotos y cositas del parque.

http://jeniesubaru.blogspot.com/


De boda!!! Solo y Kumai

Posted on

Bueno, dejamos Yogyakarta y nos fuimos para Solo a pasar un día y desde allí coger nuestro avión a Borneo para ver los orangutanes.
De Solo no sabíamos qué esperar, yo era bastante optimista, Yubero, no, jeje. Habíamos leído el mismo párrafo de la Lonely, y yo me había quedado con que la mayoría de la gente era muy amigable y acogedora; Yubero, con que era una cama caliente del radicalismo, jeje.
Al final, la gente era majísima, como en el resto del país, pero la ciudad no parecía tener mucho interés. Fuimos a ver el Kraton, que era como lo más importante, y la verdad es que era muy austero y estaba bastante descuidado, así que nos llevó a pensar que el sultán de Yogyakarta tenía más dinerito, jeje.
Os dejo alguna fotito.

_MG_0678

_MG_0680

_MG_0683

_MG_0684

También estuvimos en un mercado, casi únicamente de comida, aquí los mercadillos son bastante diferentes a los de Tailandia.

_MG_0673

Y luego nos fuimos para el hotel a tomar unas cervezas, llovía un poquito e hicimos tiempo hasta las 7 que creíamos que empezaba el show de las marionetas en un parque cercano. Cogimos un taxi y nos llevó, pero el espectáculo era a las 8, no sabíamos si quedarnos una hora allí esperando bajo la lluvia o irnos a cenar y decidimos lo segundo.

Pero cuando íbamos a cenar a un italiano que habíamos leído en la guía, y que solo por la genialidad del nombre, merecía una visita, “O Solo mío”, vimos mucha gente en un hotel al lado. Así que nos asomamos a ver qué pasaba… Resulta que era una boda, una boda de lujo total y nos invitaron, así que entramos dentro a cotillear.

Era la boda de Tiris y Danis, una pareja seguramente con algo de poder, ya que todas las marcas y bancos les habían mandado unos grandes carteles con flores y poliespán felicitándolos. Había a la entrada una gran fila de familiares que daban la mano a todos los que entraban, y un photocall en el que te hacían fotos que te imprimían al momento, a nosotros nos dieron las nuestras (una ilusión…) y dentro un súper cóctel.
Había un montón de mesas diferentes y carritos de comida, cientos de personas con el plato de un lado a otro y una gran fila de gente que esperaba pacientemente por acercarse a felicitar a los novios (nosotros este paso nos lo saltamos, porque ellos no sabían que estábamos allí y podía ser un poco shock). Fuera había también un proyector con la imagen de los novios en tiempo real saludando a todos los invitados.
A mis compañeros de viaje les daba bastante vergüenza probar nada, pero yo no me iba sin al menos probar algo, así que me decidí por un brocheta en la fuente de chocolate y… se había abierto la veda, ya cogí plato y un tastet de diferentes cosas, Yubero se acercó a un carrito a que le sirviesen tempura de verduras y otras cosas… Nos lo pasamos bomba.

IMG-20140208-WA0002

IMG_3298

IMG_3301

IMG_3304

IMG_3309

IMG_3311

IMG_3322

IMG_3327

Y después de la noche tan emocionante, al día siguiente cogimos nuestro avión, para darle más emoción, yo me olvidé el móvil en el hotel y me di cuenta cuando ya estábamos los cuatro en el taxi tras 10-15 minutos de bastante tráfico, y claro está, íbamos un poco apuradillos. Como Alberto tenía que facturar, decidimos dividirnos. María y yo saltamos del taxi y buscamos otro para volver al hotel, mientras los chicos iban para el aeropuerto a hacer el check in. Nada más llegar al hotel, ya me estaban bajando el móvil, porque quien limpiaba se había dado cuenta. Les escribimos a los chicos para que supiesen que ya teníamos el móvil y que nos poníamos en marcha para el aeropuerto y que nos avisasen para calcular cuánto se tardaba, y nervios porque no llegaban nunca, y es que al final llegaron como cinco minutos antes que nosotras, porque nuestro taxi se sabía un recorrido sin atasco, jeje.
Llegamos al aeropuerto de Pangkalan Bun y allí nos estaba esperando Jennie, nuestro guía para ver los orangutanes, ya os contaré más de él en el próximo post. Nos llevó a Kumai, el pueblo donde está el embarcadero y nos dejó en un pequeño hotel, y justo delante había… otra boda.
Así que nos volvimos a asomar para cotillear, esta se veía mucho más pequeña y nos invitaron, ahora ya sentados en la primera mesa, un pequeño buffet y los novios subidos en un escenario por el que iba pasando la gente a saludarlos y hacerse la foto. Así que nosotros hicimos lo propio y a estos les dejamos la espiga, jeje.

La boda duró todo el día, así que por la noche cuando volvíamos al hotel estaban en un escenario que miraba hacia la carretera, la novia y unas cantantes bailando, con los niños y quien quería subir, yo al final me atreví y subí a bailar un poco, con un montón de locales tomando fotos, que vergüenza…

IMG_3339

IMG_3343

IMG_3349

IMG_3365

A las diez de la noche la boda se había terminado y ya podíamos dormir, porque al día siguiente habíamos quedado con Jennie a los 8 para embarcar, qué emoción!!!!


Yogyakarta!!!

Posted on

Y por fin llegaron María y Yubero. Después de nuestros primeros días en Indonesia estábamos encantados con la gente y con que aunque se suponía que era época de lluvias, nos estaba respetando bastante el tiempo, pero… en nuestro viaje de autobús de Wonosobo a Yogyakarta empezó a llover, cuanto más nos acercábamos más llovía. Donde nos dejó el autobús, cogimos un taxi que estaba parado, pero solo en ese segundo ya íbamos calados, y temiendo que ahora que llegaban María y Yubero, no parase de llover. Que nos llueva a nosotros en un viaje de ocho meses está asumido, pero que cojas tres semanas de vacaciones y no pare de llover…
Llegamos al hotel, que a mí me pareció precioso con la piscina… (aunque en ese momento era todo piscina, la verdad…) y fuimos a recepción a preguntar si creían que pararía de llover, si llovía todos el rato, todos los días… Yo iba preguntando y la chica asentía con la cabeza todo el rato, sí, sí, me quería morir. ¿Llueve todo el día? Sí. ¿Todos los días? Sí. Y ya al final la pobre me dice: “I don’t speak English”, menos mal, no estaba entendiendo nada.
Y entonces llego el chico y le dije que estaba preocupada porque venían nuestros amigos y les iba a llover mucho y me dijo: “no te preocupes, si llueve mucho, el avión aterriza en Solo o da vueltas en el cielo”, aaaaaaaaaaaaaaaaah, y yo estaba solo preocupada por si se mojaban mucho en las vacaciones…
El tema es que parece que por ahora el tiempo se está portando muy bien, y nos ha llovido, pero no nos ha impedido ver y hacer las cosas, así que no nos podemos quejar nada.
El primer día fuimos a ver el Kraton de Yogyakarta por la mañana, se trata del palacio real, una mini guía (porque la señora además de encantadora, era minúscula) nos iba explicando las curiosidades del sultán, del padre del sultán… Y descubrimos cosas como que al padre del sultán (hay una habitación del museo dedicado a él) le gustaba cocinar, era boyscout… Parece ser que cuantas más aficciones tienes, más orgulloso tienes que estar. Y allí en el museo, tenían hasta las espumaderas y cuchillos que usaba, jeje.

_MG_0487

IMG_3130

IMG_3135

IMG_3137

En el Kraton había además institutos visitándolo y los adolescentes nos pedían hacerse fotos con nosotros, super emocionados, yo creo que su favorita era María, porque la ven tan alta y tan blanquita…

_MG_0481

Y al final había un pequeño concierto con sus instrumentos y tal, a Yubero le encantó, jejeje.

_MG_0488
Luego cogimos una bicicleta de esas que el hombre va pedaleando detras para ir al alun alun, la plaza, donde hay dos árboles y si con los ojos tapados desde el principio de la plaza consigues pasar por el medio, se supone que tendrás buena suerte. En el medio eran todo charcos, pero María y yo, muy aventureras, nos tapamos los ojos y pasamos por todo el medio, jejeje, los chicos no quisieron.

IMG_3124

IMG_3127

_MG_0508

IMG_3146

Como el señor que nos llevaba a María y a mí era encantador, le dijimos si nos acompañaba y nos enseñaba más cosas. Nos llevó al castillo de agua, donde el sultán había construído tres piscinas y una torre. Una piscina, era para las bailarinas, porque en los jardines se representaban danzas, otra para sus mujeres y una última al otro lado, para la reina (la primera mujer). Él desde la torre lanzaba una flor a la piscina de las mujeres y ese día “dormía” con la que la conseguía. Era una manera de asegurarse que “dormiría” con una que tuviese muchas ganas de dormir con él, ya que habría luchado por conseguir la flor.

IMG_3168

(Espero haber entendido todo lo que explicaba el hombrecillo y no estar diciendo ningún disparate)

La reina desde la piscina se sentaba en la escalera y el rey desde la torre la miraba.

IMG_3176

IMG_3177

Luego nos llevaron a un sitio a ver el proceso de creación de las marionetas típicas de indonesia, que son marionetas planas de piel de búfalo con mucha filigrana.
Lo primero que hacen es dibujarla y recortarla.

IMG_3147

Luego con un martillo y un punzón van haciendo todos los adornos, pequeños agujeros…

IMG_3151

IMG_3149

Luego la pintan y con una concha alisan bien la superficie, donde luego ponen un barniz.

IMG_3153

IMG_3152

Y luego con cuerno hacen como la pinza en la que se sostendrá la marioneta. Nos explicó que es como desenrollando la fibra del cuerno, muy curioso.

IMG_3155

Y cuando está acabada, la marioneta queda así:

IMG_3162

El hombrecillo además nos llevó de paseo por las calles más chulis, llenas de grafitis, gente pintando batik…

IMG_3187

IMG_3188

Y nos acercó a Malioboro, que es la calle más comercial. En Malioboro fuimos lo primero a la oficina de turismo, la primera que vamos en todo el viaje, nos dieron un mapa y mucha información sobre cómo llegar a los templos de Prambaran y Borobudur, que son patrimonio de la UNESCO y lo más importante de la zona. A Prambaran se iba en autobús precisamente desde la calle Malioboro, así que fuimos a comer algo y aprovechando que no llovía, nos fuimos para allí.
Prambaran nos encantó.

IMG_3200

IMG_3218

También cogimos un guía que hablaba español y empezó super bien, pero luego el pobre no debía saber resumir, y nos daba tanta información… a mí se me olvidó absolutamente todo, pero me quedé con cositas del budismo, decía que las otras religiones venden “la Verdad”, el Dios todopoderoso, mientras que el budismo apuesta por “el Autoconocimiento” y nos decía cosas así espirituales que no recuerdo, con un boli hacía el puente, para un lado y otro, un poco raro, jeje.

IMG_3211

Yo cuando no podíamos más le dije que también queríamos ver el templo Sewu, uno chiquitito que hay al lado, y el hombre dijo muy bien que aquí terminaba la visita. Yo comenté que qué casualidad que me podía haber callado, pero Alberto dijo que no era casualidad, que había pillado muy bien la indirecta, fue taaan discreto el pobre que yo no me enteré.

Al día siguiente fuimos a ver Borobudur, y todavía nos impresionó más. Aquí también cogimos un guía que hablaba español (me parece tan increíble que tan lejos haya gente que aprenda español) y fue extraordinario, este resumía un poco y aunque nos contó mil cosas, se nos hizo más ameno.
El calor era brutal y yo saqué mi paraguas para protegerme del sol, ellos alquilaron un paraguas también, menos mal, porque yo luego igualmente me había quemado. De hecho es que la piedra ardía. Borobudur significa la biblia de Buda, porque en los relieves de la piedras todo alrededor está “escrita” toda la historia de Buda.
Alberto está leyendo un libro sobre el budismo para entender más cosas y dice que en principio no hay dioses, pero como hay mucha mezcla con el hinduísmo, pues en los templos si que hay. Y parecer ser ellos siguen las enseñanzas de Buda. Cada x años viene a la tierra un nuevo Buda, se reencarna y olvidan al anterior. El que hay ahora tiene unos mil años y se llama Gottama. En los relieves nos explicó la historia de un ciervo que estaba con otros animales y apareció un dios disfrazado de mendigo, todos los animales ofrecieron cosas, como frutas el mono, leche el lobo… y el ciervo como no tenía que ofrecerle…

IMG_3227

Prendió unas ascuas para sacrificarle y ofrecerle su carne…

IMG_3228

Así que el ciervo se reencarnó en Gottama, Buda.

IMG_3229

Lo más característico del templo es que tiene cientos de campanas de piedra y dentro de cada campana, hay un buda. Uno está descubierto. El templo ha sufrido varias destrucciones, por el volcán, un atentado terrorista… y para conservarlo, lo que hicieron fue que lo desmontaron y lo volvieron a montar, habiendo marcado todas las piedras una a una. Además también faltan bastantes cabezas de buda, como 100 de los 500 que hay, algunas porque las regaló Indonesia a otros países, y Bélgica las había devuelto ya, pero Holanda, por ejemplo, no.

IMG_3240

IMG_3243

IMG_3248

IMG_3255

IMG_3270

Luego fuimos a ver otro templo más pequeño que está a unos tres kilómetros y al salir se puso a llover otra vez, así que no nos podemos quejar nada, porque nos dejó ver todo perfectamente y ya llovió solo en el viaje y al llegar, que fuimos a comer a un sitio que yo me ofusqué con que tenía mala pinta, pero luego estaba riquísimo unas gambas y un cangrejo…

IMG_3292

_MG_0655

Y luego dimos un mini paseo por Malioboro, poco porque llovía y luego nos fuimos para el hotel, que Alberto tenía clase y así nos bañábamos en la pisci un poco. En Malioboro fuimos a ver un sitio donde nos enseñaron cómo se hace el Batik. Lo que hacen es van del color más claro al más oscuro y van cubriendo con cera lo que no quieren que se manche del nuevo color más oscuro. Con una especie de pipeta que rellenan de cera, hacen los adornos más pequeños y luego con una brocha con cera recubren el fondo y tal. Al final toda la cera la quitan con agua hirviendo.
El Batik se tarda mucho en hacer y es caro, nosotros compramos un pequeño batik bastante bien de precio en un sitio por el casco antiguo, en Malioboro era mucho más caro. Para saber si el batik es hecho a mano o estampado, se tiene que mirar la parte de detrás, ya que si es estampado, no estará manchada igual que la de delante y también que no sea perfecto, porque las cosas hechas a mano tienen imperfecciones. Pero vamos, yo creo que es difícil saberlo o solo hemos visto del hecho a mano por ahora.

_MG_0657

Luego hotel y pisci y a prepararnos para el día siguiente, que nos íbamos a Solo a pasar el día, ya que nuestro vuelo sería un día más tarde desde allí hasta Pangkalan Bun, en Borneo, para ver los orangutanes.

_MG_0665

Hasta pronto!!!

 


Wonosobo, la plantación de té Tambi y el Dieng Plateau!!!

Posted on

La continuación del viaje por Indonesia ha ido todavía a mejor. Estamos enamorados del país, la gente no puede ser mejor, es increíble, y el paisaje es espectacular, a este paso nos quedamos, jeje.
Tuvimos un pequeño percance con los billetes de tren de Jakarta a Purwokerto , porque cuando nos íbamos a sentar, nuestros asientos estaban ocupados, y descubrimos que teníamos los billetes para dos días después. Al final con un poco de insistencia, diez minutos de retraso, no sé cuántos superiores y mucho buen rollo, nos buscaron otros sitios y nos dejaron coger ese tren. Y encima el pobre chico muy compungido, nos dice “pero el billete no lo podéis volver a usar, lo siento”.
Un viaje en tren bastante bueno, mucho aire acondicionado, que a ellos les encanta y llegamos a Purwokerto 5 horas después, desde allí debíamos coger un autobús a nuestro destino Wonosobo, desde donde subiríamos al Dieng Plateau.
El post de hoy lo voy a hacer con mucha información práctica, porque para esta etapa he mirado muchísimo por internet y las cosas no me quedaban claras, así que espero ayudar a alguien en la misma situación, sobre todo porque queríamos ver una plantación de té, que no me preguntéis dónde descubrí que había cerca de Wonosobo, la plantación de té Tambi, y de eso no hay prácticamente información en internet, así que hoy la subo yo, el teléfono, el cómo llegar… jeje
En Purwokerto cogimos un taxi para cambiar de la estación de tren a la de bus, y nada más llegar nos dijeron “Wonosobo/Dieng” y casi nos cogieron al vuelo y nos subieron en un bus, dijeron “se va en 5 minutos”, y antes de acabar la frase ya había arrancado, jeje.
Era un bus pequeño con unos 10-15 asientos, dos hombres (cada uno en una puerta, siempre abiertas) que se encargaban de, silbando o dando golpecitos con una moneda en el cristal, indicarle al conductor que parase porque subía o bajaba alguien. La gente se subía y bajaba, pero el autobús no se paraba, yo solo pensaba en si cuando nos tocase bajar a nosotros, pararía…
La cosa es que habíamos leído que tardaba tres horas (son unos 140 km), pero iba a toda pastilla, así que en una hora habíamos hecho más de la mitad, y eso que no paraba de subir y bajar gente, pero tan rápido y discreto que casi ni te enterabas (yo iba atentísima, porque era un espectáculo total, jeje). Pero a mitad de camino bajó mucho la velocidad y una calma…. incluso paramos a que le arreglasen un asiento, jeje, así que tardamos tres horas, nos costó 25.000 rupias (1,5 €).
Cuando llegamos a Wonosobo, nos pusimos a buscar alojamiento, porque como necesitábamos que tuviese wifi por las clases de Alberto y en internet no nos quedaba muy claro… la cosa es que preguntamos en 4 hoteles y solo uno tenía wifi, pero en la recepción, no en las habitaciones y era muy caro, así que nos quedamos en uno que vimos barato y bien (sencillo), el Hotel Parama, austero, bien situado y majos, nos costó 100.000 rupias la habitación por noche (6 €). Y seguimos pensando cómo iríamos al día siguiente a la plantación de té Tambi, porque no encontrábamos mucha información, ni el teléfono (en el hotel tampoco lo sabían), así que no sabíamos si la encontraríamos cerrada, nos arriesgamos.
Yo había hecho mucha búsqueda antes de venir (mientras Alberto tiene clases y tal) y descubrí que lo más típico para comer es el Mio Ongklok, que son como unos noodles con una salsa espesa (gravy) y el beef satay (pinchitos de carne). Así que nos fuimos a uno de los puestecillos de nuestra calle, que nos recomendó la chica de la tienda de móviles más majos del mundo, ya que nos ayudaron a todo, nos configuraron todo…

IMG_2922

IMG_2921

Yo encontré por internet que el autobús de Wonoboso al Dieng, pasa por Tambi, y desde allí se puede ir caminando a la plantación, así que decidimos hacer eso y luego volver a coger el autobús (ya en un arcén seguramente como ellos) para seguir al Dieng.
Por la mañana cogimos el autobús frente al hospital, debe pasar cada 5 minutos, nosotros no esperamos ni dos ninguna de las tres veces que lo cogimos. Nos pararon en Tambi y allí había un puestecillo con moto-taxis que nos llevaron a la plantación (aunque había un cartel que ponía 800 metros) por 5.000 rupias (30 céntimos) nos acercaron, y un acierto total, porque hay bastante cuesta, la vuelta la hicimos bajando por la carretera muy agradable, pero la subida con la humedad… hubiéramos llegado hecho un cristo, jeje, sudaditos sudaditos.
Llegamos a la Tambi y estaba abierto, genial, una mujer nos enseña su folleto con los precios y nos dice que es para grupos de mínimo 10 personas, y son 25.000 rupias (1,5 euros por persona), pero claro, no puedes esperar a ver si llega más gente, porque está muy fuera del circuito, y lo que van son tours de holandeses y tal, así que nos decía que pagásemos lo de las 10 personas, se nos hacía muy caro, luego hizo una llamada y apareció un hombrecillo, nos enseñó todo (la plantación, la fábrica y luego tomamos té, por 100.000 rupias (6 euros entre los dos).
La visita fue encantadora, el sitio es genial y es súper interesante porque te lo explican todo, empezamos por la plantación, descubrimos (es lo que tiene la incultura, que luego se aprende un montón) que el té es un arbusto total, y que solo se recogen las tres hojitas de arriba, siempre tres, que se recogen cada poco tiempo y las plantas no se cambian, solo se podan cada 4 años.
En la plantación de té Tambi todo el té es orgánico y recogen manualmente las plantas, hay 800 señoras con una especie de cajoncito-tijera recogiendo hojas, exactamente 100 kilos al día. Van con unas mochilonas-cesta y ahí van echando las hojas, hasta que recogen 7 kilos y luego hacen packs de 30.
El sitio es precioso, no os podéis imaginar la maravilla de camino, desde el autobús, yo creo que es el sitio más bonito del mundo, pero no he sido capaz de tomar una buena foto, no le haría justicia, son montañas verdes cultivadas, precioso. Y en la Tambi unas laderas verdes de té, también muy muy bonito.

IMG_2929

IMG_2930

IMG_2923

IMG_2924

IMG_2925

Nos enseñó también el fruto del árbusto del té y su semilla.

IMG_2926

IMG_2927

Esta es la imagen del campo cuando ha crecido y está preparado para ser recogido (solo las tres hojitas de arriba, claro, jeje), parece que ser que se puede recoger cada pocas semanas 2 o 3.

IMG_2936

Luego vimos a las señoras en acción y el guía, que era muy gracioso me dijo que me hiciese la foto recogiendo como ellas, las otras se morían de la risa, porque estaban en la pausa desayunando, qué pena no hablar indonesio, joooo.

IMG_2943

Luego nos llevó a ver la fábrica, en la Tambi hacen el proceso completo, recogen las hojas, las airean, las trituran, las fermentan, las secan y hasta las empaquetan para mandar a los distribuidores con los que trabajan, por ejemplo Lipton. Es una pena que solo el 10-20% es para consumo de los indonesios, y generalmente dejan para nacional el té de peor calidad, que proviene de los tallos, y exportan el mejor, que es el de las hojas.
En la foto el de arriba es el de peor calidad y el de abajo el bueno, y no os podéis imaginar qué diferencia, porque luego hicimos una pequeña cata, de 4 calidades (hay hasta 17 en la plantación Tambi).
Os dejo con un intento de foto del paisaje y la tambi.

IMG_2990

IMG_2969

IMG_2975

Al final nos sirvieron un té buenísimo en su terracita con unas vistas encantadoras y además nos pusieron unos bollitos (lo que parecen croquetas eran como minibollicaos y lo otro era de carne).

IMG_2978

IMG_2980

Luego volvimos andando a donde nos había parado el autobús y en dos minutos cogimos el siguiente, para en media hora llegar al Dieng.
Después de la plantación, que era de lo que más me había costado conseguir algo de información clara, la otra cosa que nos había dado dolor de cabeza era cómo visitar el Dieng, sabíamos que podíamos llegar hasta allí con el autobús, pero luego allí se podría hacer andando? Porque teníamos claro lo que había que ver, pero no sabíamos si la gente subía en coche o en tours. Preguntamos para coger un taxi para todo el día, 8 horas y nos pidieron 400.000 rupias (24€), pero al final decidimos subir y ya mirar allí.
Al llegar, una mujer muy maja que hablaba inglés nos ayudó a alquilar unas motos, el autobús te deja en Dieng pueblo justo donde están las motos exactamente, y por 150.000 (9 euros) cogimos dos motos, para que nos hiciesen el recorrido, esperándonos, en total habremos tardado un par de horas, con la calma. Se puede hacer con una moto, pero nosotros ocupamos mucho y a mí me da mucho miedo, jeje.
Yo había leído que había que pagar dos entradas, 9.000 rupias por el lago Telaga Warna, que ha subido y son 15.000 ahora, y 20.000 por los templos, que no pagamos porque no había nadie a quien pagarle, así que no sabemos el precio actual.
Empezamos por el lago, que es muy especial por el color, es muy clarito, como un turquesa claro, huele mucho a azufre.

IMG_3028

IMG_3017

IMG_3026

Luego fuimos al cráter Sidikang, impresionante, no es lo más bonito, pero es tan tan curioso. Ahí el olor a azufre se hace más fuerte, pero soportable. Las aguas de dentro, completamente grises están como si estuviesen hirviendo, da un poco de miedito, jeje.

IMG_3036

IMG_3061

IMG_3058

IMG_3055

Después fuimos a ver el complejo de los templos Arjuna, primero el que está más al sur Candi Gatutkaca que está un poco más separado y luego el resto. Imaginad la cara que se nos quedó cuando nos encontramos a los Teletubbies, jajaja.

IMG_3073

Nos hicimos unas fotos por los templos…

IMG_3069

IMG_3075

IMG_3087

y con los teletubbies, por supuesto, jejeje.

IMG_3079

IMG_3081

Y al acabar de visitar los templos nos volvieron a llevar donde los habíamos cogido y al minuto pasó el autobús que bajaba.
Cuando llegamos a Wonosobo, decidimos ir a comer algo y paramos en un sitio súper bonito todo de bambú muy nuevo donde habíamos parado ayer a preguntar por el puesto que nos había recomendado la chica de la tienda de informática. En la misma calle de nuestro hotel el Jl. Al Yani.
Era un sitio especializado en café, el café de Java es muy famoso y ahora entendemos porqué, ya sabéis que yo soy del té a tope, y que no me bebo ni un café al año (aunque me gusta, pero el té me gusta más y no me pone nerviosa, jeje), pero aquí tenía que probarlo. El dueño un chico joven muy simpático me recomendó que probase uno con clavo, gengibre y citronella, estaba buenísimo, era muy especial. Comimos también y el chico se sentó con nosotros a hablar. Eran todos majísimos, hablamos de mil cosas, porque él hablaba muy bien inglés, nos enseñaron mil cosas, y lo vimos tan simpático que nos atrevimos a pedirle si podía llamar por nosotros al número de atención al cliente de la compañía aérea para cancelar los billetes que compramos equivocados. Llamó, se lo explicó, luego se puso alguien que hablaba inglés, nos lo pasó y todo solucionado (suena fácil, pero no os lo creáis, los número de atención al cliente son como en España, un montón de tiempo esperando, se corta la llamada…), y el chico una paciencia… Entre todas las cosas que nos contaron y enseñaron, nos preguntaron si habíamos visto a los Teletubbies en los templos, jajajaja, parece ser que están siempre allí y es porque creen que el lugar es igual que en el que se graba, por lo verde.
Como estuvimos tanto rato con ellos, bebimos también un zumo y un té, si miráis la foto ya os podéis imaginar cuánto me gustó la taza, así que le pregunté dónde la había comprado, nos dijo que la podríamos encontrar a lo mejor en una tienda de Yogyakarta que nos escribió y seguimos hablando de mil cosas, de Indonesia, de España… Nos hicimos fotos con todos, encantadores y al final, cuando nos íbamos, me da una bolsita y me dice “these is a souvenir from me”, yo no sabía que era, y al salir abrí la bolsa y nos había regalado dos tazas-tarro de las que me habían gustado. Casi lloro de la emoción, todo el día había sido taaaan espectacular, y la gente tan increíble… Si alguna vez vais a Wonosobo, pasad por Kanjeng Mami, que es precioso y os tratarán genial, y darles recuerdos de Alberto y Ana.

IMG_3102

IMG_3101

IMG_3094

IMG_3110

En fin, llevamos cuatro días y todavía no hemos visto otro guiri, será porque es la temporada mala de lluvias, no.
Mañana vienen María y Yubero y nos encontramos en Yogyakarta, esperamos que el viaje siga igual de bien y que la gente de los otros sitios aunque sean más turísticos, sean igual de encantadores.
En fin, que me voy a hacer embajadora de Indonesia, porque es el mejor país del mundo.

Qué post tan largo, perdón.

AAAAy, que me iba sin dejar el teléfono y la web de la Tambi, con lo que me costó a mí y no lo encontré, jeje.
Wisata Agro Tambi: (0286) 312203
www.tambi.co.id
wisataagrotamb@tambi.co.id


Llegada a Indonesia. Jakarta

Posted on

Bueno, los preparativos del viaje a Indonesia habían sido agotadores, habíamos mirado bien como distribuir las tres semanas que vamos a pasar aquí porque el país es inmenso y encima formado por mil islas, así que era importante preparar el planning.

Volábamos a Jakarta, porque habíamos encontrado un vuelo desde Bangkok súper barato, pero Alberto quería evitar a toda costa Jakarta porque tiene bastante mala fama (hoy se la vamos a quitar, jeje). Nosotros llegábamos a Jakarta el día 1 y quedamos con María y Yubero en Yogyakarta el día 5, así que había que decidir qué hacíamos los días hasta que llegasen ellos y qué ruta continuábamos con ellos.

Primero pensamos la ruta de los cuatro, veremos Yogyakarta y desde aquí Prambaran y Borobudur, luego volaremos a Borneo a ver a los orangutanes (solo en Indonesia viven en libertad en el sur de la isla de Borneo y en Sumatra, desde Borneo vuelo a Bali y desde Bali iremos a ver también la isla de Komodo y sus famosos dragones. ¿A qué suena bien?

La locura empezó para comprar estos billetes de avión, primero encontrar de las mil compañías cuáles hacen estos recorridos (gracias a la ayuda inestimable de wikipedia) y luego comprarlos, que puede parecer fácil, pero no lo es, porque nuestra querida compañía Lionair no acepta nuestras tarjetas de crédito (al menos no las europeas) así que intentamos comprarlos mil veces, pensábamos que eran nuestras tarjetas o que detectaba que no estábamos en España, probaron también María y Yubero desde allí, pero nada. Al final buscando intermediarios de internet compramos el vuelo de ida con tiket.com, pero el de vuelta tampoco nos dejaba, y lo compramos mediante una agencia ticketindonesia.com. Ya teníamos los vuelos!!!! Lo más importante y difícil, ahora era mirar alojamientos que estén bien (y en ello estamos todavía, vamos muy al día, jeje).

El problema es que cuando entramos al avión, yo volví a coger la guía de Indonesia que he mirado de arriba a abajo mil veces para decidir rutas e historias, y al mirar lo de los orangutanes (para ver que ponían sobre si reservar tour antes o no y tal) me di cuenta de que había un aeropuerto más cerca que el que habíamos comprado.

Horror, los billetes que más nos costó comprar, que más dolor de cabeza nos dieron… y estaban mal. Pánico total, pero pensé, estamos en la isla, lo hacemos por tierra y punto, pero claro es Borneo, lo más salvaje del mundo, es jungla total y estábamos como a mil kilómetros, íbamos a tardar la vida, en los 3 o 4 días que tenemos no íbamos a conseguir ni ir y volver, así que había que hacer algo. Y en el avión sin internet, 3 horas dándole vueltas y lo único que sabíamos es que tigerair (en la compañía que volábamos no hacía el trayecto desde Balikpapan (el aeropuerto erróneo) a Pangkalan Bun (el aeropuerto al que teníamos que ir). Pensaréis que los nombres no se parecen nada, pero eran tantos nombres nuevos, tan raros todos y el de Balikpapan es el aeropuerto grande, en el único que dan visas… me lie.

Decidimos que cuando llegásemos al aeropuerto iríamos al mostrador de Lionair a ver si podíamos cambiar los billetes o cancelarlos. Así que llegamos, cambiamos de terminal, buscamos el mostrador y… como los habíamos comprado con intermediarios, pues tendríamos que solucionarlo con ellos, jooooo.

Todavía fuimos a los mostradores de las compañías pequeñas para ver si alguna hacía el trayecto Balikpapan-Pangkalan Bun, pero nada. Así que nos fuimos para ciudad.

Cogimos el autobús para el centro, para la estación de tren Gambir y desde allí iríamos a la calle Jaksa que es donde aparentemente se quedan los guiris (creíamos que sería el Kaosan Road de Jakarta, pero nada que ver, jeje). En la estación aprovechamos para comprar los billetes de tren en dos días a Purwokerto, porque decidimos que nuestros días antes de que llegasen ellos, con el tema de las clases de Alberto y tal, nos quedaríamos a ver Jakarta y luego iríamos a Wonosobo (para ver el Dieng Plateau y tal), y desde allí a Yogyakarta a reunirnos con ellos. El tema de la compra de los billetes fue un poco surrealista, en fin, una cola… un sistema…

No teníamos hotel, así que cuando el taxi nos dejó en la calle Jaksa, íbamos entrando preguntando, hasta que unos nos dijeron que el suyo tenía wifi y genial, un hotelito nuevo, sencillo, limpito… El chico me llevó en moto a lavar ropa (que nos quedaba poca), super majo, todo el mundo le iba diciendo cosas, él se meaba de la risa… ¿Qué le dirían? Por ahora todo el mundo era muy majo y colaborador, en el aeropuerto, en el hotel…

Y luego en el hotel nos pusimos a buscar los nuevos vuelos, los encontramos, 3 compañías diferentes (porque a la vuelta hay que hacer escala) y solo se podía pagar en el cajero, así que apuntamos los códigos y salimos en busca del cajero, pero no nos dejaba más que sacar dinero. Horror otra vez, pero bueno, volvimos a casa y descubrimos otra página de intermediarios rollo el atrápalo de aquí, menos mal. Y escribimos a los otros para cancelar (uno ya está cancelado y nos han cobrado el 50%, el otro estamos esperando, en fin, me imagino que lo mismo, al final la broma serán unos 60 euros por persona, podría haber sido mucho peor, que no nos hubiésemos dado cuenta y hubiésemos acabado en un aeropuerto perdido… no quiero ni pensarlo).

Por la noche en el hotel, un fiestón en algún lugar cercano, la música a tope, y de golpe escuchamos un ruido, como una bomba y todo el mundo se cayó, miramos por la ventana y había sido un trueno, pero brutal, estaba lloviendo como si no hubiera un mañana. Esperemos que no nos mojemos mucho, porque estamos en plena época de lluvias, ay madre.

Por la mañana madrugamos y nos fuimos para Kota, el casco histórico de Jakarta, en un medio de transporte nuevo, una especie de tuctuc pero con puertecillas y una lona como de descapotable como techo.

IMG_2857

En Kota lo más importante es la plaza Taman Fatahillah, como la plaza mayor, con edificios coloniales… Pero al llegar vimos cientos de policías colocados en escuadrones y como unas urnas, creímos que serían las elecciones, pero un poco de miedito por tanta poli, luego nos dimos cuenta que era algo de celebración, no sé, “el día de la policía”?

IMG_2860
IMG_2862

Y luego entramos al museo Wayang, que es el museo de las marionetas, nos costó la entrada 30 céntimos!!! Muchas marionetas diferentes con mucho curro, algunas planas, que son aquí las más tradicionales y encima nos dicen que a las 10 (15 minutos después había un espectáculo).

IMG_2863

IMG_2866

El espectáculo un poco raro, en el escenario unos músicos abajo tocando instrumentos sobre todo de percusión, dos cantantes sentadas abajo en un lado del espectáculo y un tío en el centro de espaldas que era el que movía las marionetas (poco las movía, la verdad) mientras también tocaba como una especie de pandereta con el pie. No entendíamos nada, suponemos que las cantantes iban explicando la historia.
Luego un hombre muy majo, hijo del mejor fabricante de marionetas de piel (las planas) que había estado en Barcelona con un espectáculo, nos explicó que era una historia típica de aquí como Romeo y Julieta, pero que en este caso con final feliz.

IMG_2868

Luego seguimos de paseíto hacia la zona del puerto y el mercado de pescado, la zona de Sunda Kelapa. Pasamos por el Chicken Market bridge, el único puente colonial holandés que les queda.

IMG_2872

Y seguimos para el mercado y el puerto. El mercado era más local imposible, ni siquiera nos miraban, porque no vendían nada que pudiese interesar a un guiri, claro, no te vas a llevar un pescado o una sartén, jeje.
No sé muy bien como acabamos en un sitio chabolista total, ellos alucinados que hasta se hacían fotos con nosotros… y por fin encontramos el agua y los barquitos.

IMG_2878

Luego nos fuimos para el National monument, donde la estación de tren, un parque en un solar inmenso, tenemos que mirar si más grande que Central Park, una pasada. Y un monumento enorme, no muy especial, pero bueno.

IMG_2881

IMG_2888

Volvimos para el hotel y fuimos al restaurante medio indonesio- medio malayo (como el hotel) y de postre:

IMG_2890

Estábamos llenos, pero lo estaban comiendo en todas las mesas y nos dijo que era una especialidad malaya que aquí no lo íbamos a encontrar y entonces lo pedimos. Una especie de cono de masa brick con azúcar por dentro pegado y luego queso rallado y una leche condensada o algo así. Suena fatal, pero estaba buenísimo.

Mañana vamos para Wonosobo, por ahora solo tenemos el tren hasta la mitad de camino, luego un autobús y sin hotel, en fin, he mirado mil cosas por internet, pero no me queda muy claro nada, solo que es bonito, que hay que ver unos templos, un lago, un cráter… y he encontrado una plantación de té muy bonita a unos 15 km, espero que esté abierta y poder verla, porque en dos horas no he sido capaz de encontrar el teléfono, ya creo que no tienen.

A ver, a ver


Khao Yai y adiós Tailandia!!!

Posted on

Bueno, después de Chiang Mai y Chiang Rai volvimos a Bangkok solo para dirigirnos al parque natural de Khao Yai, a dos horas y poco (según la guía, a 4 en el autobús que se iba parando para recoger gente y acercarla a por el pan).

El parque es patrimonio de humanidad, y en él viven muchos animales, como monos grises, de los chiquititos (lo más fácil de ver porque están a ver si pillan algo de comida de los visitantes), monos gibones (que solo están en las copas de los árboles y cuesta más encontrarlos, por lo tanto más preciados), pájaros búcero, ciervos y elefantes, todos ellos en libertad.

Después del autobús que se nos hizo eterno, parando cada 10 metros a ver si pillaba a alguien más, aunque fuese a 100 metros… Llegamos a Pak Chong, que es la base desde donde todo el mundo va a visitar el parque. Los de la guesthouse donde nos quedábamos, Green Leaf, nos dijeron que cuando llegásemos les llamásemos y nos venían a buscar. Yo no entendía porque si le decíamos que cogíamos el autobús de las 11.30, no venían directamente a las 2 a por nosotros, jejeje, luego lo entendí, porque con ese bus nunca sabes cuánto vas a tardar en llegar, nosotros llegamos a las 4.

Cuando llamamos para que nos viniesen a buscar, descubrimos que había muchas estaciones en Pak Chong y no sabíamos cómo explicarles en cuál estábamos, así que dijimos, la del Seven Eleven (si había varias estaciones, Seven Elevens habrá millones, porque hay uno cada 200 metros en Tailandia) y la chica muy discreta nos dijo que le pasásemos el teléfono a alguien por la calle para que le explicasen exactamente en cual, y así lo hicimos.

Nos vino a buscar un señor con la pick up y Alberto y yo nos iluminamos, porque queríamos montar atrás, es de los pocos medios de transporte de Tailandia que todavía no habíamos cogido, jejejeje.

IMG_2723

IMG_2724

Esa tarde como tardamos más tiempo del que creíamos, ya no pudimos hacer nada, así que hicimos mucho ordenador, cenita y a dormir pronto para coger fuerzas para el trekking del día siguiente, que no sabíamos si sería tan duro como el que habíamos hecho en Chiang Mai, yo estaba asustadita. Además, te prestan unos calcetines antisanguijuelas y yo pensaba:  “ay madre, ¿dónde nos hemos metido?”. Los calcetines resultaron ser un saco de tela normal, nosotros esperábamos algo super técnico, pero bueno.

Al día siguiente nos fuimos para el parque, en el “coche-furgoneto” solo íbamos nosotros dos y una pareja jovencísima de Finlandia, que la chica estaba estudiando en Bangkok y habían venido a ver el parque también.

Nos llevaron como al centro de visitantes del parque, donde había un “museo” por llamarlo de alguna manera.

IMG_2760

IMG_2761

Y en el mismo centro ya vimos ciervos y monos, pensábamos que iba a ser fácil, jeje.

IMG_2756

IMG_2736

En el centro este tienen un termómetro fuera que marca la temperatura, y la gente se hace fotos con él porque se supone que son las temperaturas más bajas de Tailandia, vamos como si nosotros nos hiciésemos una foto con un termómetro a menos 10 grados, pero con la diferencia de que ellos se hacen la foto y pone 15, jeje. Debajo siempre dice la temperatura más baja del día, que es en algún momento de la noche, ese día marcaba que había llegado a bajar hasta a 5 grados.

IMG_2754

Luego nos llevaron como a un mirador y allí que había muchas furgonetas paradas, había muchos monos esperando un despiste para pillar algo de comida, vimos como uno robaba unos noodles de esos como precocinados, que están envasados al vacío como en un vasito, entonces se subió al árbol y los abrió, por el abrefácil, jejeje, no era la primera vez que se comía unos de esos.

IMG_2730

IMG_2748

(mirad el mono ladrón)

IMG_2740

En el camino en furgoneta íbamos viendo señales curiosas, como la nuestra de cuidado con los ciervos, pero en este caso era cuidado con las cobras, con los elefantes…

IMG_2767

Íbamos atentos y el guía que tenían un ojo que no veas, buscando movimiento para que viésemos animales, todo desde la furgoneta, pero entonces parábamos y prismáticos en mano… solo vimos unos gibones, uno blanco y uno negro, el zoo de mi cámara no da para captarlos, ya que están arriba de esos árboles altísimos, así que he cogido una foto prestada para que veáis a que me refiero, este es un gibbon blanco.

White Gibbon - Melbourne Zoo

Luego paramos en un sitio y empezó el trekking, Alberto de la jungla cogido de las lianas, jeje. Vimos árboles con colmenas y las abejas alrededor… marcaban con rojo los que tenían miel, y tenían también las marcas de las zarpas de los osos que van a los árboles a por la miel.

IMG_2771

IMG_2773

Había paisajes muy diferentes, desde la jungla total, a paisajes europeos muy familiares, o incluso paisajes de la meseta amarillos, muy familiares sobre todo para Alberto, jeje.

IMG_2777

IMG_2784

IMG_2780

IMG_2792

Luego fuimos a ver una cascada (sin más la verdad), y en el río vimos serpientes, el guía súper busca animales con sus prismáticos profesionales por fin ve una, coloca los prismáticos y nos dice que miremos, y luego el gracioso nos dice que teníamos una justo encima de la cabeza…

IMG_2799

IMG_2800

Lo mejor fue que como dijo lo de la cascada y había lavabos, fuimos a ponernos en bañador, yo muy discreta me lo puse y me volví a vestir, pero Alberto ya salió del lavabo a lo hawaiano, y el guía le dijo: “No swimming”, jajajaja. Ridículo total.

IMG_2802

IMG_2805

IMG_2810

IMG_2821

IMG_2831

Y entre las rocas de arriba de la cascada vimos un lagarto… del tamaño de un cocodrilo, en la foto no se aprecia, pero yo estoy nadando y me encuentro eso y me come, madre mía.

IMG_2832

Después de la cascada empezó la búsqueda de los elefantes, estuvimos como 3 horas en la furgoneta detrás dando vueltas, pero no hubo suerte, snif snif.

Así que nos fuimos a Khao Yai para hacer un trekking por el parque y ver si veíamos muchos bichos. La verdad que no tuvimos mucha suerte, solo vimos monos y ciervos. El trekking en sí esta vez fue súper light, solo caminamos poco más de una hora y relativamente plano, al menos… jejeje

Y vuelta a Bangkok, al hotel que reservó Alberto para la primera noche, hotelito mono cerca de la estación de autobús, Alberto con sus clases, yo descansando en la pisci… Tailandia empezó y acabó un mes y pico después en el mismo sitio, qué penita, pero ya con ganas de más cositas.

IMG_2835

Y al día siguiente para Indonesia, qué emoción!!!
Además en cuatro días vienen María y Yubero de Cuenca, no vemos el momento de verlos y compartir con ellos las aventuras indonesias.

Mañana os cuento nuestra llegaba a Indonesia, con aventura incluída, jeje.